dimarts, 31 de maig de 2011

Apuntes antropológicos: Cuerpo, anorexia y antropología (y VII)

Hoy en día, el hecho de estar extremadamente delgado no es sólo el canon de belleza predominante, sino que comporta también otras cosas: si uno no está delgado no tiene éxito social, no es popular, no pede acceder a depende algunos trabajos, ni competir algunos deportes, ... Y esto se refleja en determinadas pautas de consumo de toda clase de productos (alimenticios, de belleza, ropa, ...). El culto al cuerpo está a la orden del día: dietas (con el peligro de no hacerlas de manera controlada por especialistas -teniendo en cuenta que aun así también implica sus riesgos-), ejercicio físico (muchas veces exagerado y descontrolado, sin olvidar el papel de entrenadores y otros profesionales), cirugía estética y otros tipos de cirugía (como la reducción de la capacidad del estómago, operación que cada vez se hace más a menudo), uso de toda clase de productos (ya no sólo utilizados por mujeres, sino también por hombres).
Los medios de comunicación son una fuente indiscutible de propagación de los trastornos de la alimentación; se ha llegado a hablar de la anorexia nerviosa como de auténtica epidemia. El mundo de la moda es quien más bombardea a través de los medios de comunicación, cosa que implica que a veces es causante de algunos casos de anorexia, y a veces apoya otros casos, por el hecho de ofrecer estos modelos extremadamente delgados, esqueléticos, andróginos, sin ninguna curva, con muy poco pecho y caderas, con rostros ojerosos y enfermizos; este es el ideal de belleza occidental. Y de aquí la frivolización de la enfermedad: anorexias o principios de anorexias envueltos de cierto “glamour”. La cruda realidad es diferente; no ocurre en muchos casos, pero la anorexia puede acabar en muerte. Y esta realidad, realidad de personas anónimas, no siempre se enseña.
Por otro lado, el concepto de "control" es clave en el tema: tener el control mediante el control del cuerpo es a menudo sinónimo de tener poder, seguridad, autocontrol, logro de perfección; perder el control del cuerpo es sinónimo a menudo a perderlo todo (incluyendo la autoestima). Otros conceptos que van muy relacionados son los de "pureza", "orgullo", "ser diferente". Todos los conceptos irían formando una interrelación que implicaría todo lo que envuelve la comida como alimento para vivir y el comer con todo su simbolismo: comer como consumo diario para vivir, comer como acto social, introducción de la comida en el cuerpo ("el enemigo", "lo impuro", "el demonio"), expulsión de la comida (para sacar de dentro lo que corrompe, lo que impide el objetivo de estar delgado, sea por las razones que sean).
Muchas son las cosas que se dicen sobre la enfermedad, desde todas las disciplinas (psicología, medicina, dietética, filosofía, ...): que es importante el tema del rechazo actual de las mujeres versus la imagen de "mujer reproductiva", que algunas chicas se vuelven anoréxicas después de sufrir abusos sexuales, que es un mal con "tintes de epidemia", que la anorexia puede remitir con antidepresivos, que la pérdida de un ser querido puede llevar a la anorexia, que un divorcio puede llevar a la anorexia, que ir a estudiar fuera y tener un cambio en la alimentación puede llevar también, ... Frente a este panorama, el que sí está claro es que se ha de poner orden, empezando por definir la anorexia, cuándo se trata de anorexia nerviosa, porqué se puede pasar de la anorexia a la bulimia, porqué hay personas que aprenden a estar al límite para no ser ingresadas, porqué se está dejando de calificar como enfermedad de adolescentes, sobretodo de chicas (cada vez hay más hombres, más niños y niñas, más mujeres mayores de treinta años), porqué está surgiendo un movimiento de la anorexia como estilo de vida. Y no olvidar que hay que conceptuar enmarcando histórica, social y culturalmente.

2 comentaris:

  1. Me parece muy interesante, y divulgar textos así creo que es muy necesario. Un saludo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias, fue uno de los trabajos de mis cursos de Doctorado. Un saludo!

      Elimina