divendres, 23 d’agost de 2013

"Que gorda estás!"

Decirle a alguien que ha padecido anorexia durante años "Qué gorda estás!", "Cómo te has puesto!", o expresiones similares, es como decirle a un alcohólico recuperado que vuelva a beber porque antes era más simpático.
Nunca podemos saber del todo cómo está una persona realmente; lo de la procesión va por dentro es cierto. Un comentario fuera de lugar, aunque sea o no adrede, puede hacer un click y desencadenar toda una
pesadilla vivida anteriormente. Lo más tremendo es cuando los comentarios proceden del entorno más cercano, que han vivido directamente este horror, y/o de personas que no se cuidan ni en la alimentación ni físicamente.
Hay cosas que, realmente, no las entenderé nunca.

divendres, 2 d’agost de 2013

Adiós, Alba, Descansa En Paz

Ayer, 1 de agosto, a las 7 de la tarde, moría Alba, una niña que llevaba mucho tiempo luchando contra el cáncer infantil.
Seguía este caso, al igual que lo hago con el pequeño Marcel. Mucha gente me dice que por qué, que no puedo hacer nada, que hay muchoa niños enfermos... ya lo sé, mucho no se puede hacer, pero algo sí, aunque sólo sea dando apoyo a la familia. He tenido la oportunidad de conocer estos dos casos por las redes sociales y los he ido siguiendo.
Cuando llegué a casa y vi que Alba había muerto, me dio un vuelco el corazón, una tristeza enorme, pensé en su lucha, en la de sus padres... Estos niños son un ejemplo de lucha, y un ejemplo de que, ya sé que luego el día a día y las rutinas hacen que nos olvidemos, a veces nos preocupamos por tonterías, por cosas materiales, y que nos olvidamos de lo verdaderamente importante, que es el amor a los nuestros, los pequeños detalles que son los importantes. Lo que están sufriendo estos niños y sus familiares... nos puede pasar a cualquiera.
Pero a parte de la tristeza, no puedo evitar sentir una gran rabia e impotencia por pensar que mientras en este país se mueren niños de cáncer, los individuos e individuas que nos gobiernan, y que nos están llevando a la ruina, se dedican a recortar en sanidad y a salvar bancos, invirtiendo millones de euros, nuestro dinero.
Descansa en paz, Alba.