dijous, 31 de març de 2011

La meva inseminació (13)

I, per sobre de tot, som la generació que hem volgut canviar les coses, i ens ho hem cregut i tot. Hem cregut en la llibertat, la independència, la tolerància, el medi ambient...
- Jo em casaré per amor, però quan sigui el moment, i si no va bé, em divorcio, i un clau treu un altre clau.
Quantes vegades hem sentit o dit aquesta frase, amb aquestes paraules, o de semblants.
I hem acabat en la llei del mínim aguant, en la majoria de casos. No és estrany trobar persones amb un currículum amorós similar al seu currículum laboral, de pàgines i pàgines. Per què? Doncs perquè no es troba el que es busca, perquè tots els valors del passat amb els quals es volia trencar xoquen molt amb el que es vol i, sobretot, perquè el passat encara té massa pes avui en dia. Perquè som la generació que ens han venut la moto. I a les noies encara més.
Hem estat en contínua lluita entre les històries que ens ensenyaven els llibres que llegíem de petites, entre els valors que ens han intentat transmetre, i la realitat que ens ha donat un bon cop en tota la cara. Mai havia llegit una novel·la anomenada “rosa”, però sí havia llegit novel·les i contes on sortia el tema del “Príncep Blau” que, amb les meves amigues, adaptàvem a la nostra realitat: el Príncep Blau en un món on les dones estudiàvem i érem econòmicament independents, que podíem treballar i tenir cura dels fills i que els nostres Prínceps ens ajudaven en les tasques. Això era el que volíem totes: els contes de fades adaptats a l’època moderna. D’aquí ha sortit el que s’anomena “chic lit”, tipus “El diari de Bridget Jones”, històries d’amor i desamor amb un gran component irònic i satíric que no deixen de demostrar la part complicada de les relacions avui en dia, i la realitat que jo he esmentat: què esperàvem i què hem trobat del Príncep Blau adaptat a l’època moderna?

dimecres, 30 de març de 2011

La meva inseminació (12)

Pel que fa al “bullying” en aquella època ja existia, tant com ara suposo, amb la diferència que els assetjaments no es gravaven amb els mòbils, perquè no existien, i que professors i alumnes feien els ulls grossos. Avui en dia se’n parla molt més d’aquestes coses, prefereixo pensar que per trobar alguna solució. De vegades em pregunto com deuen ser de grans, com a persones, aquells que a l’Institut feien la guitza, si hauran tingut fills, com els hauran educat en aquest aspecte... ho hauran transmès? Els que avui fan “bullying” són fills de persones que ho havien fet en la seva joventut? Són maneres de ser que es transmeten? Se n’hauran penedit? O potser pensaran que el que ells feien era incomparable amb el que passa avui en dia? Doncs, no, no és tan incomparable... Hi ha altres eines, però el mal cap a les persones deu ser el mateix, sobretot si es tracta de persones amb feblesa de caràcter; de fet, un adolescent, per molt o poc caràcter que pugui tenir, encara no està format, i les coses que li passen en l’adolescència el poden marcar per sempre.
També som la generació del “boom” universitari: qui anava a la Formació Professional (actualment, cicles de grau mitjà i superior) després d’haver fet l’EGB (actualment, primària i ESO) era el tonto, el mandrós, el que no seria res a la vida. Acabàvem l’EGB i en el quadern de notes, a “observacions”, se’ns recomanava, o no, fer BUP o FP. Tot s’ha de dir, almenys a l’escola on jo anava, a la majoria se’ns va recomanar fer BUP, perquè la majoria havíem tret notes força passables.
I ens va donar per fer una carrera, i empalmar amb una altra de segon cicle, per tenir dues llicenciatures, i després poder fer algun postgrau i algun màster, i entremig un curs d’anglès i, si pot ser, un de rus, japonès i xinès, idiomes que et poden obrir moltes portes, i així poder tenir un currículum de tres mil fulls que la majoria de vegades anava a parar a la paperera, i conformar-se amb tenir una feina de mileurista. Millor això que res, no? Ara, això sí: jove i sobradament preparat.

dimarts, 29 de març de 2011

La meva inseminació (11)

Després de l’EGB tot canviava. Anaves a l’Institut, la majoria ens separàvem. Jo vaig coincidir amb un munt de desconeguts, de diferents barris, i en aquell moment vaig saber què era una tribu urbana, de la qual cosa no tenia ni idea: “new age”, “hippies”, “heavies”, “skins”. Tots convivint, de vegades mal convivint, en un mateix recinte. Per primer cop vaig sentir parlar d’una baralla on hi apareixia una navalla, i vaig veure la sang a la cama de la víctima. Res a veure, però, amb les baralles i les pallisses que es graven avui en dia amb els telèfons mòbils (almenys jo, en tots els anys d’Institut, només recordo aquest fet de la navalla). No vol dir que no hi haguessin aleshores, però com no hi havia eines per difondre-les, era molt més difícil que altres es lucressin, que la morbositat es difongués, a l’igual que les humiliacions de les víctimes.
I l’Institut em va ensenyar, amb tot això, que fins aleshores havia viscut en una mena de bombolla, sense problemes, que havia anat a classes on tots érem amics. Sí és veritat que sempre han existit la “foca”, el “cuatro ojos”, la “jirafa”, el “pasmao”, etc., però tenien aquest sobrenom i no estaven discriminats, sinó ben al contrari, ben integrats a la classe; érem amics, tots, amb alguns més que amb altres, però tots ens portàvem bé. Podíem estar a la classe de gimnàstica i riure’ns del “gordo” i després anar a casa seva a berenar i a jugar; podíem riure’ns perquè a un company els reis només li havien portat un pijama, perquè era el “pobre”, i dos dies més tard fer una col·lecta per anar a la papereria del barri a buscar un plumier i unes joguines i deixar-les-hi al pupitre perquè quan arribés tingués la gran sorpresa. Hi havia conflictes, alguna que altra baralla, però no tinc ni un sol record que haguessin acabat malament, o fent-se mal de debò. No sé com, els conflictes es resolien i mai la sang arribava al riu, almenys a la meva escola.
A l’Institut ja te n’adonaves que la gent podia ser veritablement dolenta, que et podien deixar de banda i que t’havies de buscar la vida triant bé les teves amistats. De fet, crec que és l’època on l’amistat adquireix força, perquè un ha d’escollir, no pots ser amic de tothom, t’has d’anar ajuntant amb gent amb afinitats similars a les teves i perspectives de futur també semblants. Necessites arrossegar i ser arrossegat. Tens la necessitat d’amics, diferent a quan eres més petit. Ara ets un adolescent i, per molt oberts que siguin els teus pares, hi ha coses que no les vols compartir amb ells. Hi ha coses que no els vols explicar; ho has de fer amb els amics. Crec que és l’època de tenir el millor amic o amiga, que dura en el temps. De més petita havia tingut molts amics i amigues que eren els millors amics... depèn del dia. A l’Institut adquireix importància, adquireix un paper “el millor amic o amiga”. Era un recolzament important tant a les classes com fora d’elles.

dilluns, 28 de març de 2011

La meva inseminació (10)

També som la generació que respectàvem els nostres pares i els nostres professors, que ens feia por arribar a casa amb un suspens, i que passàvem molta vergonya a l’escola quan això ocorria. Excuses com “el profe ens té mania”, en aquella època eren això, excuses. No recordo un sol cop que un pare hagués anat a queixar-se o a trencar-li la cara a un professor per haver suspès al seu fill. No recordo que els pares s’interposessin en la tasca dels professors i direcció de l’escola, o almenys, això no passava en la meva escola ni en les escoles dels meus amics. Sí recordo alguna queixa d’algun pare en algun professor que no s’havia adonat que l’època franquista ja havia acabat feia uns anys, i que l’ús de la força ja no era permesa, i també recordo que després de la queixa, els fets no es tornaven a repetir. I, per últim, recordo la mirada o la simple presència d’alguns professors, que et feien aturar-te en sec si estaves corrent, o deixar de riure escandalosament, per exemple. Avui en dia els professors són el tal o la qual. En aquella època, la majoria eren la senyoreta tal o el senyor qual. Fins i tot més tard, a l’Institut, recordo que hi havia una professora de literatura espanyola que ens va fer escollir com l’havíem de dir: o “Doña tal” (tal: nom de pila) o “Senyora tal” (tal: cognom).

divendres, 25 de març de 2011

La meva inseminació (9)

En molts casos no ho entenc, sincerament. Falta d’informació? Persones amb poca personalitat i poques perspectives de futur? Algun fet en les seves vides que desconeixem i van fer que caiguessin en la droga? Males experiències no cicatritzades? Problemes familiars d’aquells que no acostumen a transcendir, que queden entre les parets de les llars?
No ho sé, només sé que es va perdre molta joventut, molts nois i noies, molt joves en molts casos. Moltes famílies destrossades, trencades en molts casos; moltes van lluitar pels seus fills, per allunyar-los de la droga, però no van poder.
Recordo l’entrada de l’heroïna al Raval, on vivien els meus avis paterns. Recordo tenir uns 13 anys i començar a veure criatures de la meva edat amb una sobredosi, en un matalàs entre dos cotxes, sense sabates i bruts. A mi això em trencava el cor, em feia plorar i em treia la gana.
- I els seus pares? - preguntava jo als meus.
De vegades els meus pares no sabien què dir-me, però és una imatge que mai se m’ha esborrat de la ment, la recordo com si l’hagués vist ahir.
D’altra banda, també érem la generació que encara jugava al “churro, media manga, mangotero” (crec que avui en dia està prohibit jugar-hi a les escoles a l’hora del pati; els meus nebots no saben ni de què es tracta), a metges (ens havíem de conèixer els uns als altres), que anàvem al cine entre setmana (amb doble sessió!), a “papás y a mamás” (ja de ben petits volen formar una família), i el tema dels videojocs ens avorria una mica, amb aquelles pantalles negres i verdes, els “comecocos”... Clar, en aquella època, ni mòbils, ni Nintendos, ni Internet... encara teníem la necessitat de quedar al carrer (sempre amb supervisió de les mares, que en aquells temps ja se sentia parlar del violador de tal o qual barri), sortir de la nostra habitació, xerrar amb els amics i arribar a casa d’hora perquè feien “La hora de Bill Cosby” o “Sensación de vivir”. Anar a casa d’un o altre amic, i al dia següent a casa de l’altre... I les famoses festes d’aniversari! Res de McDonald’s ni Chiquiparks; a casa d’un o altre, amb un bon berenar amb molts entrepans de xoriço, pernil i formatge, amb dolços i caramels, i amb els jocs que preparaven les nostres mares, les quals després es retiraven i anaven a fer el cafè a la saleta per deixar-nos “intimitat”. Recordo moltes vegades que després d’aquestes festes em trobava molt malament, de l’empatx que portava.

dijous, 24 de març de 2011

La meva inseminació (8)

Som la generació que ara sent parlar que els adolescents fumen porros i s’inicien en la droga molt aviat, i això els fa recordar tots els amics i coneguts d’escola, de colònies, de campaments, que anys més tard van perdre la vida en mans d’un fatídic cavall (l’heroïna) o d’una malaltia que només sentir-la esgarrifava tant com ara (la SIDA). Persones molt joves amb qui perdies el contacte a l’acabar l’EGB acabaven mortes en qualsevol descampat. Com havia hagut un salt en el temps, perquè hi ha molts amics de la infància i de les colònies que es perden amb els anys, de vegades la notícia t’agafava totalment de sobte:
- Aquell està enganxat? Però si era un magnífic estudiant i una bellíssima persona! Com ha passat?
I en molts casos no en teníem ni la menor idea de com havia passat. Van caure molts, bons i mals estudiants, bones i no tan bones persones, bons i no tan bons esportistes. Noies i nois de famílies estructurades i de famílies desestructurades. No acabo d’entendre el per què. En els casos de famílies desestructurades puc entendre-ho, per l’entorn, tot i que no és un factor sempre justificatiu; no totes les persones de barris anomenats marginals han caigut en drogues i temes relacionats, però sí que sempre s’ha parlat de ser “carn de canyó”.

dimecres, 23 de març de 2011

La meva inseminació (7)

On queda l’educació? On està la informació sobre les malalties de transmissió sexual? I la informació sobre la llibertat del cos i la sexualitat, molt relacionat amb la maduresa? Avui en dia es vol ser madur i adult en l’adolescència, saltar-se aquest gran pas. Vestir com adults, jugar a ser adults. Això, en una societat on està força demostrat que l’educació falla per moltes bandes.
Està clar que entre les repressions dels nostres pares, que ja són avis, i aquesta generació d’adolescents que volen viure al límit, créixer massa de pressa i fer veure que són adults, tot i que no ho són, alguna cosa s’ha perdut, un gran salt s’ha donat. I entre aquestes generacions, hi ha una gran illa apart: els que tenim 30 anys llargs (“taitantos”, que deia una famosa còmica).
Som la generació que ronda els 40 anys, que sent parlar de tantíssimes coses i compara. Sent parlar de nens i nenes de 14 anys i recorda que, quan tenia aquesta edat, ja es feia petons amb el noviet o la novieta de torn, però d’amagat encara jugava a les Barbies o als Famòbils. Que tenia molt clar què era un preservatiu (home, ja havíem donat classe d’educació sexual, tot i que no ens van ensenyar d’una manera clara com es posava un preservatiu), però encara quedava lluny utilitzar-lo. Que crèiem que pintar-se la ratlla als ulls i portar tacons era només de nenes una mica “fresques”, tot i que totes desitjàvem fer-ho i agafàvem les sabates i el maquillatge de les nostres mares. Que sabíem qui era en Michael Jackson i la Madonna, cantàvem i ballàvem les seves cançons, però encara prioritzàvem el cançoner, perquè cada any anàvem de colònies, de convivències, i a més a més, estàvem apuntats a un centre excursionista.

dimarts, 22 de març de 2011

La meva inseminació (6)

Ara, davant tot, som tolerants amb els que són “diferents”. Ens agrada ser tolerants, fer-nos d’associacions, col·laborar amb alguna ONG, parlar dels drets humans i de l’Amnistia Internacional, apadrinar nens de països en vies de desenvolupament (tot i que alguns mai a la vida han anat ni pensen anar als països on tenen apadrinada la criatura).
Però, ens impliquem, o tot és “parlo perquè tinc boca”? Molta gent s’ha llegit algun cop els Drets dels Infants, per exemple? No ens fiquem les mans al cap quan veiem o sentim notícies terribles, però girem el cap quan veiem injustícies al carrer? Potser ens agafa massa de prop? Demagògia als mitjans de comunicació, entre polítics; aquesta demagògia arriba a tots els sectors de la societat, i això fa que tothom pugui parlar. Bla, bla, bla... Però parlar és fàcil. El difícil és parlar i creure’s el que es diu.
De vegades, en reunions, les persones semblem polítics. Tenim els recursos per posicionar-nos i intentar convèncer els altres. Sabem què dir per quedar bé, però quan se’ns presenta algú amb una posició diferent, sincera, que diu la seva veritat, que l’argumenta, i que resulta que ens fa veure que no som tan tolerants com pensem, aleshores aquesta persona és un antisistema, un intolerant, un polemista, defensor de la violència, etc. En això mateix es pot demostrar que no som tan tolerants, en general, com ens pensem.
També avui en dia, d’altra banda, es pot avortar, existeix la pastilla del dia després, els adolescents volen ser grans abans de temps, tot i que no ho són... Com és que a l’estat i als pares els preocupa l’accés a l’avortament, que els seus fills puguin tirar endavant, seguir amb els seus estudis i esborrar un “petit” episodi de les seves vides? Som més moderns així, no havent d’anar a Perpinyà a avortar, o a Londres? (Recordo que quan era una adolescent, una coneguda va anar a avortar a Londres, i el dispositiu familiar que es va muntar va ser digne d’una pel·lícula).

dilluns, 21 de març de 2011

La meva inseminació (5)

Repressions en temps de guerres i de no guerres, necessitats, educacions mal encaminades a les desigualtats, transmissió de pares a fills d’hàbits i comportaments mal encaminats a la igualtat, sovint recolzats per les mateixes dones. Somnis frustrats i vides frustrades.
Això, per sort, avui en dia ha canviat... o no?
Actualment, vivim en una societat on els homes es casen amb les dones, amb els homes, dones amb dones, parelles de fet... Legalment acceptat, socialment... hi ha de tot. Avui en dia s’ha de ser políticament correcte, el que abans es deia “èticament correcte”. Poques persones demostraran la seva intolerància: s’accepten els matrimonis homosexuals així com s’accepten els immigrants, tot i que hi ha qui no vol que el seu fill sigui homosexual:
- No estic preparat per a això. Jo no he educat al meu fill/filla d’aquesta manera.
- No m’agradaria que la meva filla/el meu fill es casés amb un/a immigrant; està molt bé la interculturalitat, però hi ha coses que no es poden barrejar. No es tracta de racisme, es tracta de costums diferents.
Hi ha molt discursos com aquests; l’objectiu és demostrar que “no sóc racista”. Que sembli més aviat por a l’alteritat, als qui no són com nosaltres, des dels nostres ulls, que ho fan pels seus fills. Bé, sempre hi ha qui es queda sense discurs o sap que ja la demagògia està massa escoltada, i si té alguna sospita que els que l’escolten li donaran la raó, acabarà dient:
- Sí, sóc racista. I què?

dijous, 17 de març de 2011

La meva inseminació (4)

Les dones que lluitaven per elles, que vivien com volien i gaudien de la seva sexualitat, en la gran majoria eren unes “meuques” a ulls dels altres, dels sectors conservadors de la societat, hipòcrites en molts casos. Per què, quants devien portar una doble vida, amb una doble moral?
De vegades eren marginades de la societat, assenyalades amb un dit, apartades i titllades, etiquetades. Homes que feien el que volien, dones que, si ho feien, no eren perdonades. Masclisme com a imposició, feminisme com a reivindicació. Però no sempre ha sortit bé. El tema del feminisme és complex, s’hi han barrejat massa coses, i alguna vegada s’ha fet dos pasos endavant, però també un pas enrere, tenint en compte que estem ja al segle XXI, i les desigualtats de gènere i les violències envers les dones són patents al nostre país i a la resta del món. Les teories feministes no sempre han estat ben encaminades, ni han estat ben escoltades, ni tan sols ben interpretades.
Tampoc ens podem oblidar de l’educació. Assignatures específiques per a dones, dones preparades per a una “gran tasca”: tenir cura del marit i dels fills. Saber cuinar, saber administrar, saber cosir... Grans assignatures. Admiro les dones que es van enfrontar a les seves famílies i a la societat en general, escollint una educació, una carrera, la qual cosa no estava gaire “ben vist” a ulls de tothom; me n’alegro per les que van tenir recolzament familiar. Respecto les dones que van optar o no van tenir més remei que optar per dedicar-se a la família, o que potser anaven enganyades quan van decidir optar-hi. I també respecto les dones, i també homes, que ni tan sols van tenir accés a l’educació, membres de famílies sense recursos que no tenien més remei que treballar des de ben joves en feines de llargues jornades laborals i poca remuneració econòmica. Homes i dones que havien de marxar de les seves terres, de les seves llars, fins i tot deixar parelles, pares i fills, per poder aconseguir una cosa tan bàsica com menjar.

dimecres, 16 de març de 2011

La meva inseminació (3)

Recordo la meva àvia que m’explicava que tenia amigues que quan sortien amb els seus promesos anaven acompanyades de les seves mares, normalment. Quina devia ser la finalitat? Suposo que evitar el contacte, evitar que les convertissin en “impures” tan sols per tenir sentiments com el desig sexual. Penso com es devien sentir aquestes dones. Què devien pensar?:
- Ostres, he d’estar controlada fins i tot quan surto amb el meu promès. Amb les ganes que tinc jo de contacte físic...
O:
- Sort que ha vingut l’acompanyat de torn. M’han pintat els homes d’una manera que semblen el mateix dimoni!
O potser no pensaven res d’això. Suposo, perquè mai em van parlar amb profunditat sobre el tema, que algunes devien tenir tan assimilat el tema de la repressió en la seva educació que fins i tot es devien sentir orgulloses i satisfetes. I suposo que devia d’haver-hi altres que es devien sentir frustrades, i que la nit de noces van tenir sorpreses, potser no en tots els casos del tot agradable. I possiblement no va ser només en la seva nit de noces, sinó al llarg de tota la seva vida. Hi ha una gran diferència entre la sexualitat com a plaer i el sexe encarat a la reproducció. Encara més diferència i més abisme quan el sexe només es viu per satisfer al marit.

dimarts, 15 de març de 2011

La meva inseminació (2)

Parlo de l’adulteri, paraula que avui en dia no sé si té el valor social i legal d’abans. De fet, és més fàcil i s’entén millor parlar de banyes. I les banyes sempre han existit i existiran, tot i que en aquella època en molts casos eren consentides i era millor no fer-hi massa cas... pel què pensarà la gent. I moltes dones, sobretot, acabaven amargades... però tan era, oi? Es vivia molt de cara a la galeria, del “què diran”, ja que la vergonya, la deshonra, i conceptes similars estaven a l’ordre del dia, suraven a l’ambient: “oir, ver y callar”.
Era l’ “obligació” de la dona tenir cura del marit i dels fills, i així quedava registrat fins i tot en pamflets de l’època, masclistes fins a la medul·la, amb maneres de fer que s’han anat transmetent de pares a fills, generació rere generació. La dona havia de portar la casa, si podia ser no treballar fora de casa, administrar el que guanyava el marit, criar i educar els fills, fer els àpats, comprar...
Simone de Beauvoir en parla en el seu llibre “La mujer rota”, molt clarament: ser víctima d’una vida que pot ser que s’hagi escollit, tenir dependència conjugal.
I no ens oblidem d’altres coses, com la virginitat. En l’època de les nostres mares, a tocar de la revolució sexual, encara hi havia dones que volien arribar verges al matrimoni, per creença, per imposició, o per qualsevol altre causa. Tenien molt assimilat que virginitat equivalia a puresa, fidelitat, honra, etc. Sembla que eren conceptes bàsics en la dona “com cal”, era la imatge de la típica dona que qualsevol home “honorable” desitjava al seu costat, que mostraria i exhibiria amb orgull. Tant era que aquest mateix home hagués anat amb altres dones abans del matrimoni, amb dones “no tan respectables”, potser perquè havien fet ús de la seva llibertat en la manera de pensar i en el seu cos. La virginitat i la puresa que això comportava era qüestió de dones, de “dones escollides”.

dilluns, 14 de març de 2011

La meva inseminació

Naixem, creixem, ens reproduïm i morim. La vida resumida en quatre paraules, de manera senzilla, simplificada... però no ho és gens.
Centrem-nos en la fase de reproduir-se. Els nostres pares i avis tenien com un patró social: als 30, qui no s’havia casat i no havia tingut fills, ja no estava dins el patró establert, i es quedava per vestir sants, era l’ovella negra de la família, o algun problema important havia de tenir. I si, damunt, era dona... pobra! La solterona, la vella de més de 30, desterrada socialment. Aquesta pobra dona només tenia dues opcions: acatar el seu estat i portar-ho el millor possible, o enganxar un home, el primer que es posés bé, i pregar perquè tot anés el millor possible. Això tenia les seves conseqüències, perquè ja ho diuen que millor sola que mal acompanyada. Però en aquella època devia ser una dita gairebé impensable.
El perill de fer les coses per pressió, i no perquè un vulgui, pot sortir bé, però normalment surt malament. I en aquella època podria ser conviure amb aquella persona per tota vida. I, sobretot, tenir fills el més aviat possible per poder demostrar a tothom que sí, sí s’estava en la societat establerta i sí, sí podia tenir fills com qualsevol altra dona; i sí, el seu aparell reproductor no estava atrofiat, encara funcionava.
Aleshores s’aguantava tot, tant els que s’havien casat “quan tocava”, com els que ho havien fet massa tard. Bé, hi havia parelles que devien ser felices, però també dominava el “ojos que no ven, corazón que no siente”. I si ho veien, es feia veure que no.
(To be continued)

dijous, 10 de març de 2011

La magia del Hada del Bosque

Había una vez una jovencita, Gina, que lo tenía todo… o al menos eso pensaba la gente. Una hermosa familia, una envidiable pareja, una bonita casa… Ella lo llegó a creer, aunque en el fondo sentía que algo no iba bien. Y un buen día pasó algo terrible, sin explicación: su marido la abandonó. Se fue, sin más.
Todo su mundo se derrumbó, todos sus esquemas, todas sus ilusiones. Sobre todo una: no había sido madre. Y ella lo quiso siempre, por encima de todas las cosas. Esta espina la tenía muy, muy clavada en su interior.
Pero un buen día se levantó y se dijo:
- Ya está bien, ya basta de tanto llorar. Esto no puede seguir así. Yo siempre he sido positiva y he encontrado soluciones para todo.
Se fue al armario, cogió una maleta grande, y empezó a llenarla. Cerró el piso, cargó el coche y se fue al pueblo de sus abuelos maternos, donde había pasado gran parte de su infancia.
Su abuelo ya no vivía, pero tenía la suerte de tener a su abuela con ella aún. Cuando estaba llegando al pueblo ya empezó a animarse, pero cuando aparcó delante de la acogedora casita de su abuela, la emoción la embargó.
- ¡Abu!
Las dos se abrazaron y lloraron, tristes y felices a la vez.
Cenaron los riquísimos manjares que le tenía preparados, y después de cenar se sentaron delante de la chimenea, la abuela en la mecedora y ella con la cabeza apoyada en su regazo.
- No estés triste, mi amor. ¿Te acuerdas dónde ibas cuando eras pequeñita? Siempre te ayudaba cuando tenías un problema, y siempre tomaste la mejor decisión.
Al día siguiente, sin pensárselo, se adentró en el bosque. Como cuando era pequeña. Estaba todo igual, fue hasta el riachuelo y se sentó en su roca.
- Dejamos de hablar cuando tenía 12 años, cuando me dijiste que ya me había hecho mayor. Pero ahora te necesito, y mucho…
Cerró los ojos, escuchando su respiración, el ruido del riachuelo, el sonido del bosque en general y, de repente:
- Siempre te dije que estaría contigo cuando me necesitaras de verdad.
- ¡Hada Mery!
No se lo podía creer; estaba allí, a su lado.
- Estoy muy triste hada Mery, me siento muy desgraciada, pero con muchas ganas de luchar.
- Sé perfectamente lo que te pasa, Gina, y sólo puedo decirte lo que te he dicho siempre: escucha a tu corazón. En él encontrarás siempre las mejores respuestas. Y en este caso también puedo decirte que el azar hará que lo que más deseas se cruce en tu camino.
Agitó sus alas y se marchó, dejando a Gina con una gran paz en su interior.
Después de este encuentro decidió quedarse en casa de su abuela, al menos durante una larga temporada. No le costó mucho encontrar un trabajo en el pueblo para poder ayudar a su abuela económicamente.
Llevaba una vida muy tranquila, y no olvidaba ningún día las palabras del hada Mery.
Unos meses más tarde, al salir del trabajo, en pleno invierno, con las calles cubiertas de nieve y muy solitarias, escuchó un gemido cerca de la iglesia.
- ¿He oído un gatito?
Aguzó el oído y volvió a oír el gemido.
- ¡Dios mío! No es un gato… ¡es el llanto de un niño!
Se puso a buscar bien por los alrededores de la iglesia y, entre unos cartones, y bien envuelto en un par de mantas, había un hermoso bebé gimiendo.
Lo cogió con sumo cuidado y lo llevó al centro de urgencias más cercano. Una vez dadas las explicaciones pertinentes al equipo médico, mientras revisaban al bebé, llamó a la policía local del pueblo, para explicar todo lo sucedido. El intendente, que era amigo suyo de la infancia, corrió en seguida a donde estaba ella, y juntos esperaron el informe médico.
- Es un niño sano. Ha tenido mucha suerte que lo haya encontrado, señorita.
- Voy a seguir luchando por él, puedo darle muchas cosas, pero, sobre todo, lo más importante: todo el amor que tengo dentro de mí desde hace mucho tiempo.
Fueron meses felices y también de muchos nervios. Iba a visitar a Benjamín, que así le llamaron, siempre que los de la casa de acogida se le permitían. Al niño se le iluminaba la cara sólo de verla. Hubo mucho papeleo burocrático, entrevistas e investigaciones. Pero llegó un día, un gran día: todo estaba listo para la adopción legal de Benjamín por parte de Gina. El niño tenía ya 14 meses. Su hijo.
Fueron a casa de la abuela, bisabuela del niño, donde se había organizado una gran fiesta en honor del pequeño. Y al día siguiente, por la mañana, Benjamín y su madre se adentraron en un lugar que también deseaba conocerle: el bosque del hada Mery.

dimecres, 9 de març de 2011

Mi amiga ana

- ¡Adiós, hasta mañana! – Y una gran sonrisa en los labios, enseñando unos bonitos dientes postizos con sólo veintiséis años. Los suyos los había perdido por el desgaste que le habían producido los ácidos del estómago.
Cada día lo mismo, la misma rutina. Salir de la agencia de publicidad donde trabajaba, pasear un rato, lo poco que su cuerpo empezaba a aguantar, por el paseo de las tiendas de lujo, soñar un rato despierta, aunque pocos sueños tenía ya a los que agarrarse... Y llegar al infierno de su casa. Durante una época fue un refugio, su paraíso. Ahora era su infierno. Un piso heredado de su abuela, antiguo pero bien conservado, cerca del casco antiguo de la ciudad, de techos altos, chimenea y grandes ventanales.
Ahora vivía sola, pero durante una temporada había vivido con su prima, la alegría de la casa, la alegría de la familia. Guardaba buenos recuerdos de su prima, pero ella también se había cansado. Todos acababan cansándose de ella. Y lo entendía, aunque le dolía. Nunca la habían llegado a entender y a aceptar. Sólo la juzgaban, y ella cada vez se fue distanciando más y más. ¿Por qué no la dejaban tranquila?
Subió las escaleras del edificio a pie, hasta su piso. Nunca utilizaba el ascensor. Uno de sus rituales cotidianos que los otros llamaban manías y vicios y su psiquiatra obsesiones y compulsiones. Todavía seguía yendo al médico, le caía bien. Y él no la juzgaba. Hacía muchos años que hablaban, desde los doce. Había estado en todos sus ingresos y en casi todas sus terapias. Se respetaban mutuamente. Y siempre le venía a la cabeza cuando, en su primer ingreso, la había cogido de la mano y le había dicho:
- Todo irá bien.
No había estado del todo acertado, pero era un gesto que no olvidaba. Sobre todo porque ella era una persona que no le gustaba que la tocasen. Pero aquel gesto de ternura le había llegado al corazón, y no lo olvidaba.
Cuando giraba la calle de su edificio ya empezaba a cerrársele el estómago, pero cuando metía la llave en la cerradura la ansiedad la embargaba. Cada día igual, lo mismo. Abría la puerta, sentía la presencia de su abuela, abría la luz, dejaba su bolso en la sillita del recibidor, se sacaba los zapatos, se lavaba las manos en la cocina con lavavajillas, con mucha dedicación, contando hasta 50; las secaba, abría la nevera, contaba los yogures que le quedaban, se desvestía, ponía la ropa con la ropa sucia... e iba al lavabo. Tenía que vomitar la comida del mediodía. Le gustaría mucho poder no comer al mediodía, era un hecho que le acarreaba descontrol y esto la superaba, pero sabía que entonces perdería el trabajo. Sus compañeros cada vez le hacían más preguntas, pero como comía, aunque fuera poco, la dejaban tranquila, tapaba bocas, por decirlo de alguna manera. No obstante, había rumores, comentarios, pero dirección nunca la había interrogado sobre el tema.
Se duchaba, se ponía el albornoz, se lavaba los dientes mientras movía una pierna: uno, dos, tres, cuatro... contaba hasta veinte. Después movía la otra pierna: uno, dos, tres, cuatro... volvía a contar hasta veinte. Esto lo hacía ocho veces con cada pierna, sin prisa, pero sin pausa. Una vez finalizaba, los dientes ya estaban limpios.
Iba hacia la nevera y se comía un yogur desnatado. Después hacía series de abdominales, hasta que los huesos de las nalgas y de la espalda la hacían llorar de dolor. Nunca se le habían acabado de curar las heridas, porque no había un día que no hiciera abdominales.
Y hacia el ordenador. Últimamente no le gustaba conectarse, no era como antes, como hacía diez años, cuando salieron las primeras y las auténticas páginas pro-ana y pro-mía, hechas por auténticas anoréxicas y bulímicas, las de verdad, las que sabían que nunca se saldrían, porque no lo querían. Las que daban consejos para ir pudiendo convivir con ella, dictaban las normas a seguir, los “thin commandments”, la “thinspiration”, trucos para engañar a padres y médicos... Qué tiempos aquellos, los recordaba con cierta añoranza. Ella había estado en contacto con diversas “comunidades”, eran casi sectas, era consciente, por el aspecto religioso que a veces cogían. Ella misma se había convertido en la más ferviente admiradora de Santa Catalina de Siena, para algunos, no para todo el mundo, la primera anoréxica de la cual se tenían datos.
Había hecho auténticas amigas cibernéticas, eran unas privilegiadas, unas escogidas. Se habían ido separando de las pro-mía, de las bulímicas. A ella en particular le daban asco, todos aquellos atracones, aquellos vómitos de después. Además, las promiscuas eran promiscuas a sus ojos, en todos los aspectos. Y ella buscaba ser pura, lo más pura posible. Sabía que nunca lo llegaría a ser del todo, pero no le importaba morir en el intento.
Pero aquellos tiempos que recordaba con añoranza quedaban muy lejos. Las principales páginas web habían sido vetadas y cerradas. No sabía nada de las chicas que conoció entonces: estarían muertas, o recuperadas, quién sabe. Y ahora sólo encontraba malas imitadoras de aquellas páginas iniciales, que no sabían ni escribir ni sabían lo que se decían. Eran vulgares y patéticas. No tenían ni idea de qué quería decir el estilo de vida anoréxico, de los sacrificios que eran necesarios hacer, que en esto estaban las escogidas, no las niñas estúpidas que se adelgazaban para llamar la atención de sus padres y novios. Hablaban del “orgullo de ser anoréxica” y no sabían ni de lo que hablaban. Que no era ninguna tontería, que si caías en manos de Ana tenía que ser con todas las consecuencias. Ana no te dejaba ir fácilmente...
Una vez revisado el correo se conectaba al Messenger, para hablar con su hermana pequeña, con la única que mantenía el contacto. Pero no se estaba mucho rato, porque acostumbraba a ponerse muy pesada con las preguntas.
Y después de esto, a veces se comía un plátano antes de irse a la cama, pero no siempre; había días que no tenía fuerzas ni para ello. Se metía dentro de la cama y, normalmente, tenía pesadillas, las iba encadenando unas con otras y, entre que ahora me duermo ahora me despierto, ya salía el sol y ya se levantaba. Unos cuantos ejercicios, una ducha, medio vaso de leche descremada, salir del piso, bajar las escalera corriendo e ir caminando hasta el trabajo lo más de prisa que podía. No acostumbraba a correr porque la gente se la quedaba mirando, y no le gustaba; aparte, cada vez se cansaba más. El trabajo no le entusiasmaba, pero le iba bien para mantener el piso y comprarse ropa, que siempre le había gustado, con el añadido que cada vez necesitaba más porque cada vez tenía más frío y tenía que ponerse capas.
Era curioso lo que le pasaba: se miraba en el espejo y se veía como un elefante. Pero iba a las tiendas y muchas chicas la miraban con envidia porque la talla 34 le iba grande. Los médicos ya le habían dicho que no le pasaba nada en la vista, sino que tenía distorsionada la percepción de su cuerpo. A sus ojos, la imagen que le devolvía el espejo y la ropa que tenía en sus manos no concordaban. Y ella era capaz de ver cuándo una chica era delgada. No dejaba de resultar extraño todo esto.
La rutina de entre semana la llevaba bien. El problema lo tenía en los fines de semana, cuando los ataques de ansiedad y de pánico la poseían. Ya se tomaba muy poca medicación, porque pensaba que los medicamentos la hacían ser aún más impura; y los ataques de ansiedad no los había acabado de controlar. El fin de semana no tenía la obligación de ir al trabajo, y no conseguía establecer una rutina del todo. El control que tenía entre semana se desvanecía el fin de semana.
Atrás quedaban los tiempos en los que se podía permitir el lujo de decir que no podía quedar, que no le iba bien, que quizás otro día. Había ido disminuyendo las salidas porque todo implicaba comer alguna cosa, miradas, explicaciones, justificaciones... Se cansaba de buscar excusas, y las amigas se cansaron de ella. Lo mismo le había pasado en las relaciones con los chicos. Y la relación más larga que había llegado a tener la asqueó del todo. El chico insistía e insistía en tener relaciones sexuales y, al principio, sus excusas eran porque no se quería desnudar ante él, pero se le mezclaban con las pocas ganas que ella tenía de hacer el amor. Ella quería ser pura, no quería otros fluidos dentro de su cuerpo, ni sudores, ni salivas... El día que la forzó pensó que no lo podría soportar, que nunca se sacaría aquellos olores de encima, ni aunque se duchara con lejía. Nunca había sentido tanto asco, ni se había sentido tan trozo de carne, ni tan sucia ni impura. Todo el control que sentía que tenía se le había escapado en unos minutos. Además, el sentimiento de culpa la embargaba: ¿Le había provocado? ¿Había sido de esas chicas que dicen que no pero quieren decir sí? ¿Existen, de hecho, estas chicas? ¿Que un “no” no es esto, un no, una negación? ¿Que quizás era sordo o ignorante aquella bestia? No, no lo era. Era un chico universitario de mucho éxito que se había encaprichado de ella. Quizás había formado parte de una apuesta, en definitiva. Pero el hecho es que se había llevado su pureza, se la había arrebatado. Y mucho más se llevó ese personaje, como la poca confianza que le quedaba en las personas en general.
Nunca lo explicó a la familia. No la habrían creído, o le habrían hecho demasiadas preguntas; seguramente habrían creído que se lo inventaba. Su hermana pequeña sí que la habría apoyado, pero nunca se lo explicó; ya había sufrido bastante por ella, y la consideraba demasiado joven para tratar según  que tema. Prefería protegerla de ella, porque era muy madura, pero también muy sensible, y aún vivía en casa, con la madre, y la relación no era muy buena.
La familia... De pequeña tenía bastantes buenos recuerdos, sobre todo de su padre, un hombre que siempre había vivido a la sombra de su dominante madre. Pero ella lo admiraba, y lo había querido mucho. Lo respetaba, porque era muy trabajador y muy buen padre. Pero le daba mucha pena cuando su madre le chillaba y le decía que no servía para nada. Incluso una vez que había tenido un accidente de coche: había llegado tarde a casa, entró por la puerta, y llevaba la camisa blanca ensangrentada, por fuera de los pantalones, con la cara blanca de espanto. Y su madre lo recibió con gritos: por qué no has llamado, qué horas son estas de llegar… Había llegado a odiar a su madre, no sólo por esto y por otros hechos similares a estos, sino por su manera de enfocar su problema. Siempre le estaba obligando a comer: que si come porque das pena, que si no guarrees, que si no cuentes calorías, que si te curaré esta manía tuya de una bofetada... Esto día tras día, año tras año, había hecho que a los dieciocho años se marchara de casa. No había tenido ni el apoyo de su hermana mayor, siempre de parte de su madre, tan egoísta, mentirosa y puñetera:
- ¡Madre, está vomitando otra vez! ¡Es asqueroso! ¡Al final no entraré en el lavabo!
Una gran ayuda, la hermanita; pero era como su madre, clavada a ella.
El día que abrió la puerta para no volver nunca más a esa casa lo recordaba como maravilloso, pero lo vivió con mucho miedo a la vez. Su querida abuela le había dejado su piso en herencia. ¡Habían estado tan unidas! No había podido disfrutar mucho de ella, porque no se entendía con su madre y cuando era más pequeña no se habían podido ver a menudo; pero cuando marchó de casa para ir a su piso mientras ella iba a una residencia se convirtieron en uña y carne. Nunca había podido convencerla que vivieran juntas. Y estaba bien segura que era porque su abuela se veía incapaz de poder vivir de cerca su problema. Era demasiado mayor, y estaba demasiado delicada, y en la residencia sabía que estaría muy bien cuidada. Fueron un año y tres meses maravillosos en cuanto a su relación, hasta que murió. La iba a ver tres tardes a la semana y los fines de semana estaban juntas casi todo el tiempo. Nunca le hacía preguntas, ni la obligaba a comer. Sólo le preguntaba, acariciándole la cara:
- ¿Estás bien, tesoro?
Y ella siempre le decía que sí, aunque fuera mentira. La había sorprendido alguna vez mirándola con lágrimas en los ojos, y no quería entristecerla más, sino que disfrutara del tiempo que le quedaba de vida. Y así fue, o al menos fue su intención.
El día que murió supo que ese vacío y esa tristeza nunca los llenaría nadie. Pero tuvo la esperanza que pronto se volverían a encontrar. Muchos fines de semana los pasaba mirando fotos de la abuela y recordando momentos vividos. A menudo, la salita donde estaba oscurecía: se hacía de noche. Era un vacío muy grande, uno de los muchos vacíos de su vida, que le pesaba tanto como el saber que nunca podría tener hijos y darles el amor que la abuela le había dado. No tendría hijos no sólo porque nunca estaría con ningún hombre, sino porque ya no menstruaba. De pequeña, cuando jugaba con muñecas, era su ilusión: hacerse mayor para tener niños. Esta ilusión se mantuvo viva durante mucho tiempo, y ahora resultaba muy dolorosa, porque nunca se cumpliría. Ella quería ser todo lo contrario de lo que había sido su madre, hacer todo lo que no había hecho con ella, dar todo el amor que nunca había recibido de su madre.
Y así fueron pasando los últimos años de su corta vida: trabajando y viviendo de los recuerdos los fines de semana. A veces tenía vacíos memorísticos, que cada vez iban a más. No recordaba muchas cosas, se quedaba como en blanco, hasta que uno de aquellos fines de semana se hizo la oscuridad. Pero no se había hecho de noche; era diferente. Y despertó en un lugar lleno de luz. Estaban su madre, sus hermanas… ¡y ella! Allí estaba ella, su cuerpo delgado, demacrado... ¿Qué estaba pasando? No estaba soñando, ¿verdad? Su madre estaba llorando. Nunca había llorado ante ella, ni siquiera en sus ingresos hospitalarios.
Ana se la había llevado. Hacía muchos años que estaban juntas, había empezado poco a poco, entrando en su vida y cada vez teniendo más presencia; en las comidas, en los ejercicios físicos, sobre la báscula, ante la taza del váter, en sus relaciones, en sus ingresos hospitalarios... Se habían acabado haciendo inseparables, hasta el punto de ser toda una.
Pero ahora que había encontrado la paz, se preguntaba:
- ¿De verdad eras amiga mía, Ana?

Siempre están

La última vez que pensé en la muerte y en seres queridos estaba en la consulta de un médico.
Había dejado atrás el dolor que se siente en un velatorio, en el funeral, en el entierro de una persona tan querida como es un padre, un abuelo, una abuela. Recibir el pésame de amigos, familiares, conocidos y desconocidos, palabras a veces de consuelo, a veces no. Sentir que no puede ser que esté ocurriendo, vivirlo como en otra persona, como una película, una pesadilla…
Pero hacía unos meses que tenía los sentimientos a flor de piel. Había tomado una decisión importante en mi vida, una decisión que cambiaría mi vida radicalmente, y empecé a tener sensaciones, recuerdos, que me ponían la piel de gallina, pero que, a la vez, me hacían sentir bien, como una intuición, como si algo o alguien me dijera que estaba tomando la decisión correcta.
Cuando ya supe qué hacer, cuando hube tomado la decisión, cuando supe que era el momento y que lo ponía todo en marcha, un día salí del trabajo y empecé a caminar. Trabajo en el barrio de Les Corts y me fui, en primer lugar, caminando hasta la calle Sepúlveda, en el Eixample de Barcelona, donde habían vivido mis abuelos maternos y tantos recuerdos me traían de mi infancia.
A medida que me iba acercando, un montón de sensaciones me iban invadiendo. Llegué al tramo de la calle donde se encontraba la portería de la que había sido su vivienda y recordé las carreras que hacíamos con mis hermanos para entrar los primeros en el enorme vestíbulo y poder apretar el botón del ascensor. Miré hacia arriba. Era un edificio muy alto y mis abuelos tenían su piso en una de las últimas plantas. Intenté localizar el balcón y me vinieron a la cabeza todas las Cabalgatas de los Reyes Magos que teníamos el privilegio de ver todos los años; como llamábamos a los Reyes, cada uno a su rey preferido (el mío era el rubio). También recordé todos los domingos que íbamos a comer la suculenta paella que hacía mi abuelo y cuando los íbamos a buscar para marchar de vacaciones, que ya estaban preparados cuando llegábamos con un montón de maletas, las cañas de pescar... Todas las Navidades que nos hacían subir a una silla y cantar un villancico o recitar un poema porque, si no, no nos daban dinero para la hucha. Y cuando íbamos por Semana Santa a buscar la Mona de Pascua…
Miré alrededor, por la calle… Era un choque con todo lo que me estaba viniendo a la memoria, porque la calle estaba muy cambiada, no quedaba ninguna de las tiendas donde compraba mi abuela... Pero miraba hacia la esquina y veía venir a mi abuelo, cuando volvía de trabajar. Un contraste de sensaciones. Poco más de veinte años entre los recuerdos que revivía y la realidad actual del barrio.
Con la piel de gallina, pero con una sensación a la vez agradable, seguí caminando. Fui hacia el Mercado de Sant Antoni, donde había ido muchos domingos cuando era pequeña a buscar cromos y cuentos. Y me adentré en el barrio del Raval, buscando la calle Sant Pacià, donde habían vivido mis abuelos paternos. Aquí el paso de los años era mucho más notorio, porque yo hacía mucho que no iba. Dejé de ir cuando murieron mis abuelos, en el momento que empezaban a llegar los primeros inmigrantes. Y ahora notaba la mezcla étnica y la interculturalidad, nueva para mí. A medida que me iba adentrando en las calles, un olor a especies me iba envolviendo. Era extraño, porque pensaba que no notaría lo mismo que había sentido al ir hacia la calle Sepúlveda. Pero llegué a la calle Sant Pacià, localicé el número, miré hacia arriba... y reviví como mi abuela nos saludaba con la mano cada vez que llegábamos toda la familia, siempre pendiente porque siempre acostumbrábamos a llegar a la misma hora, todos los sábados. Me vinieron a la memoria las Navidades, cuando con nuestro abuelo, que siempre habíamos conocido enfermo pero muy fuerte, cantábamos: “¡Queremos turrón, turrón, turrón!”... y no parábamos hasta que nuestra abuela nos traía los turrones y los mazapanes. También me venía a la memoria cuando mi hermana y yo íbamos juntas al lavabo porque el pasillo donde estaba nos daba miedo, y lo rápido que salíamos. Y todas las veces que había ido con mis amigas para que mi abuela, que había sido modista, nos hiciera los disfraces de Carnaval.
En esta calle también miré alrededor, y tampoco vi ninguna de las tiendas donde acompañaba a mi abuela a comprar: ni la bodega, ni la papelería, ni la carnicería. Pero miré hacia arriba, al balcón, y allí estaba, saludando con la mano. Sonreí, y me fui hacia el metro, para poder coger el tren e irme hacia casa.
Unos días más tarde, volví a bajar a Barcelona para ir al barrio donde había vivido hasta no hace muchos años: el barrio de Gràcia. Pero empecé por abajo (yo había vivido en la parte de arriba, en el barrio de la Salut). Fui a la calle Còrsega, calle donde había trabajado mi padre, y reviví todas las veces que le había ido a buscar para subir juntos hasta casa: cuando venía de la biblioteca, de la playa, de quedar con las amigas... Cualquier excusa era buena para irlo a buscar y poder subir juntos hasta casa. Hice el recorrido que acostumbrábamos a hacer. No me pareció tan cambiado porque no hacía mucho que había vivido. Pero los recuerdos sí se remontaban a años atrás, cuando mi padre vivía. Y allí estaba a mi lado, con el pelo blanco, sano y atlético. Llegué hasta nuestra calle, me paré ante la portería, miré hacia la esquina, y me vino el recuerdo de cuando llegaba con el coche, que saludaba con la mano antes de meterse en el garaje. Y todas las veces que salía con mi madre y yo pensaba que se retrasaban demasiado; miraba por la ventana y, cuando los veía venir, me iba rápido hacia la cama: ya podía dormir tranquila. Y todos los aniversarios y Navidades pasados en casa, y las larguísimas charlas que teníamos después de comer, o los fines de semana por la mañana, las últimas celebraciones, una de ellas las Bodas de Plata de mis padres...
Hechas estas visitas a los barrios, con todos los recuerdos muy frescos, a flor de piel, seguí con mi vida y lo que implicaba haber tomado la decisión: visitas al médico, pruebas, analíticas...
El día que volví a sentir estas sensaciones de manera tan intensa estaba en la camilla de la consulta de una clínica. Me estaban haciendo una inseminación artificial. Mientras oía a la doctora y a la enfermera hablar, explicándome como iría todo, me vinieron los recuerdos. Estuve atenta a lo que me decían, me dijeron que me relajara... todo fue muy rápido, y después me dejaron unos quince minutos sola, estirada... Los vi a todos: a mi padre, a mis abuelos paternos y a mis abuelos maternos. Formaban parte de un día muy importante para mí: mi primera inseminación, que ha dado como fruto un embarazo muy deseado.
Ellos no lo han podido ver. No podrán seguir mi embarazo ni ver crecer a mi hija. No están de manera física. Pero sí están en cierta manera, de una forma muy especial. No me considero una persona especialmente religiosa, ni me gustan las cosas esotéricas. Sencillamente, con el paso de los años, los malos recuerdos de las enfermedades y de las muertes de los seres queridos, sea por ley de vida o no, dan paso a todos los recuerdos hermosos vividos, que son muchos. Y en los momentos importantes de la vida, sabes que están allí, contigo, de una manera intensa, a flor de piel, dándote fuerza.