dimarts, 31 de gener de 2012

La Ramona

Por las calles del Raval iba cada día la Ramona con su capazo: a la carnicería, a la pescadería, a la bodega, a la frutería. Algún día se acercaba al Mercado de San Antonio, pero normalmente “hacía barrio”, como decía ella misma: calle Carretes, calle Sant Pacià, calle Aurora...
-         ¿Dónde vas tan de prisa, Ramona?
-         ¡He dejado a mi madre y al Francisco en casa!
Siempre pendiente de los otros, de sus enfermos, de sus hijos, de sus nietos, de los vecinos, de las amistades...
En verano, unos años hacia Montblanc, otros a la Espluga de Francolí, que su Francisco necesitaba el clima de estos pueblos de la Conca de Barberà; y se repetía la misma escena:
-         ¡Adios, ramona! ¡Dónde vas tan de prisa?
-         A hacer la comida para mi Paco!
Con los nietos, los veranos eran mejores, más entretenidos: dar de comer a los gatos, pasear, explicar historias, cantar canciones, jugar a las cartas, a juegos de mesa... Al igual que los fines de semana… ¡Y cómo cocinaba! Las patatas “envueltas”, la tortilla de patata, la carne rebozada, las patatas fritas con piñones... ¡no habréis probada nunca nada de parecido!
Y las navidades... “Queremos turrón, turrón, turrón...”
Hasta su “mal feo” (nunca pudo pronunciar la palabra “cáncer”; cosas de la edad, de los tiempos, de los tabús…) no la hacía desfallecer. La comía por dentro, pero:
-         ¿Quiere que te ayude, Ramona?
-         ¡No, no hace falta, gracias!
Y su “mal feo” se la llevó, por siempre jamás. Ya no volveríamos a escuchar su peculiar risa, ni veríamos su sonrisa, ni besaríamos su amable cara, ni miraríamos esos ojos empequeñecidos detrás de sus gafas de visión progresiva... La Ramona, de piel de aceite de oliva, ojos de chocolate negro y cabellos de color de la ceniza, de andar acelerado y siempre alegre, aunque la procesión fuera por dentro, se fue para siempre, con su Paco y su madre Catalina, pero se quedó en los corazones de muchos.
¡Cuántas Ramonas han habido, hay y seguirán habiendo al largo de la historia! Mujeres luchadoras y sacrificadas. Mi abuela fue una de ellas, y estoy muy orgullosa de ello.

dilluns, 30 de gener de 2012

Antropología Jurídica (IX): Estudio comparativo del derecho entre la obra de Malinowski y la de A. González (IV)

Anteriormente, se ha hablado de poder, regulación... Sobre esto, González hace referencia en diversas ocasiones, en relación a la brujería, el tema que trata. Dice que en el marco de unas relaciones igualitarias, el especialista necesita el consenso del grupo para designar el culpable. El brujo será el que atenta contra el grupo y, a veces, el que abusa de la autoridad que se le ha reconocido; y ya que es poca la diferencia entre poder  místico y poder político, y el adivino es un hombre de poder, con frecuencia hechicero también, a veces terapeuta, el brujo puede ser el adivino. Así, sin hacer referencia a las relaciones de poder, es difícil entender la naturaleza del poder del adivino, la naturaleza de la maldad del brujo. El adivino de las sociedades jerarquizadas tiene menos de brujo y más de funcionario. Y el brujo de estas sociedades tiene menos poder; de hecho, los que tiene poder están excluidos como sospechosos. Y porque no todos los sospechosos tienen que someterse a la ordalía, es el oráculo del jefe quien decide, puede tener más de rebelde. Cuando los jefes utilizan los oráculos y las ordalías como instrumentos de su justicia, los utilizan como soporte del su poder. Entre los azande (Sudán), los príncipes locales que se enfrentan a las autoridades coloniales, criados que discuten en la cocina, mujeres que no comparten la cerveza, vecinos que se disputan un cargo, niños que roban mazorcas, adúlteros, mujeres que labran campos contiguos, mujeres desobedientes e infieles; estos son los brujos y las personas que de serlo les acusan. Disputar por un cargo o per tierras contiguas, competir por el favor de alguien, ser desobedecido por la esposa, no compartir comida; estas son las desgracias. Para prevenirlas, actúan las creencias en brujería como un sistema de control social. Así, ser buen vecino, generoso, amable, esposo fiel, es la manera de evitar tanto las acusaciones de brujería como las acciones de los brujos. Por otro lado, tenemos la aportación de Marwick, que estudia los cewa del norte de Rhodesia; desarrolla una hipótesis relativa a las acusaciones de brujería como indicadores de las tensiones sociales; estas acusaciones, como ejemplos de conflicto social, tienen la función de formular tensiones de manera que permitan la ruptura de las relaciones personales estrechas que no pueden ser canceladas y que no se pueden seguir manteniendo porque son insoportables. El autor diferencia entre "brujo diurno", que mata por malicia, y "brujo nocturno", que le mueve el deseo de carne. Douglas habla de dos puntos principales dentro de las creencias: caso de que el brujo sea una persona externa al grupo, y caso en que es enemigo interior. El primer caso lo relaciona con las comunidades simples y pequeñas, donde la acusación de brujería sirve para redefinir los límites de la comunidad y reforzar su cohesión interna. El segundo caso es propio de comunidades más complejas, a veces divididas en facciones donde el brujo puede ser alguien de una facción rival, un desviacionista peligroso o alguien con contactos externos, es decir, un traidor; la función aquí puede ser redefinir los límites de las facciones, redistribuir la jerarquía interna y controlar la desviación.

dijous, 26 de gener de 2012

Fals@s

¿Quíén no tiene un fals@ en su vida?
Hay tres categorías:
- Familiares
- Conocidos
- Laborales
Los falsos familiares son los más fáciles de torear, porque nos podemos escaquear de verlos, y sólo de vez en cuando tenemos que "cumplir" y aguantarlos (normalmente por Navidades, bodas, bautizos y funerales). Ya vamos con el "chip" de poner buena cara, que será poco rato y que hasta al cabo de un tiempo no va a tocar verlos otra vez.
Luego tenemos la segunda categoría. No hay falsos de la categoría "amigos" porque ya nos encargamos a lo largo de nuestra vida de sacárnoslos de encima. Pero sí acostumbran a ser amigos de nuestros amigos, que no nos pueden ni ver, por celos o por el motivo que sea. Nosotros no entendemos que nuestros amifgos tengan amigos así, peor son tan "encantadores"... Estos hay que aguantarlos más a menudo, a veces casi todos los fines de semana, y tenemos que estar siempre alerta para que no malmetan o pongan a nuestros amigos en nuestra contra.
Porque esto es lo que tienen los fals@s: como no saben ir de cara, les encantan las mentiras y meten cizaña entre la gente.
La última categoría son los laborales. Estos hay que aguantarlos cada día. De lunes a viernes o en el horario laboral que tenga cada uno. Hay gente que dice que en el trabajo se confunde ser falso con ser diplomático. ¡No! Una cosa es la falsedad, normalmente acompañada de una gran cantidad de hipocresía, y la otra la diplomacia, la educación o la convivencia.
Y entre los falsos laborales encontramos muchísimas variedades: los que no te soportan pero te hacen la pelota porque les conviene, aunque después te dejen verde a tus espaldas; los que son falsos por naturaleza; los que hacen la pelota al jefe y luego lo dejan verde sólo a él; los que son falsos porque se mueren de celos o envidia de tus circunstancias laborales y/o personales; etc.
Yo, en definitiva, he llegado a una conclusión: no soporto la gente falsa, cualquiera que sea el motivo. Me molestan. Prefiero la gente con mal carácter pero sincera (aunque sin pasarse, que una cosa es ser sincero y la otra estúpido) que las personas falsas, porque no te puedes fiar de ellas, porque no son transparentes, porque son personajes que considero "oscuros".
De todas maneras, con la edad se van calando cada vez mejor a estos individuos. Y suscribo lo que dicen algunos: ¡si supiérais lo que pensamos de vosotros aquellos que nos hacéis buena cara y nos criticáis por las espaldas, aún nos criticaríais más!

dimecres, 25 de gener de 2012

Mi inseminación (55 y úlltimo): Ser optimistas... ¡vale la pena!

Para acabar, quiero reiterarme en decir a todas aquellas personas que estén en el proceso, que les está costando, que se están dejando mucho, que luchen hasta el final, que, si de verdad lo quieren, que perseveren, hasta agotar todas las vías. El optimismo ayuda a enfrentarse a estos procedimientos, y el apoyo también. Son dos aspectos muy importantes desde el momento que se toma la decisión. Vale la pena.

dimarts, 24 de gener de 2012

Antropología Jurídica (VIII): Estudio comparativo del derecho entre la obra de Malinowski y la de A. González (III)

Con todo, la vida humana, la propiedad y el honor personal están salvaguardados por la sanción del castigo tribal, igual que instituciones como la prefectura, exogamia, rango y matrimonio, que tienen un papel importante en la constitución de sus tribus. Estas reglas forman el “derecho penal”. Existen una clase de reglas obligatorias que regulan muchos aspectos de la vida tribal y las relaciones personales entre parientes, miembros del mismo clan y tribu, que fijan las relaciones económicas, el ejercicio del poder y de la magia, el estado legal de marido y mujer y de sus familias; estas reglas corresponden a nuestro derecho civil. Las fuerzas compulsivas de este derecho son necesarias encontrarlas en la concatenación de las obligaciones, en el hecho de que están ordenadas en cadena de servicios mutuos, en dar y coger, añadiéndose a todo esto la forma ceremoniosa de cómo tienen que cumplirse la mayor parte de las obligaciones legales. Las costumbres no se basan sólo en una fuerza universal; la reciprocidad, la incidencia sistemática, la publicidad y la ambición serán los factores principales en el aparato vinculador del derecho primitivo.
En este punto, es necesario citar a Gluckman[1]. Según él, Malinowski llegó a la conclusión de que la "ley civil", la ley positiva que gobierna todas las fases de la vida tribal, consiste en un conjunto de obligaciones vinculantes, que se mantienen en vigor por determinado mecanismo de publicidad y reciprocidad inherente a la estructura de la sociedad. La ley no consiste en un sistema especial de decretos que prevén y definen posibles formas de no-cumplimiento, proporcionando apropiados límites y remedios, sino que es el resultado concreto de la configuración de obligaciones que hace imposible que el nativo eluda su responsabilidad sin sufrir por él en el futuro. Lo principa1 que se deduce es que el control social en el sentido más amplio (“ley”) sólo puede entenderse dentro de un análisis de las relaciones bajo sanción; Malinowski trató de muchos procesos de control y tolerancia[2] de los delitos. Finalmente, dice que el autor insistió hasta donde puede el egoísmo mover un hombre en el cumplimiento de sus obligaciones. El reconocimiento de la rectitud y de la injusticia de determinados aspectos en una disputa es en todas partes factor esencial de la vida social.


[1] 1978, pp.203·256.
[2] La tolerancia en el derecho consiste no en que se justifique la transgresión de la ley sino que la excepción no se quiera manifestar nunca contra la ley. La norma es justa y tolerante. La tolerancia se acaba cuando el tolerado se enfrenta contra la ley y la encuentra injusta - apuntes de clase-.

Mi inseminación (54): ¡Me da igual lo que piense o diga la gente!

He tenido la gran suerte de estar en un entorno que, en general, lo ha entendido. No es una cosa que me preocupe mucho que la gente lo entienda o no, pero sí me gusta el hecho de poder explicarlo y que la gente no se sorprenda. De hecho, me gusta que cuando lo explico  haya personas que me digan que conocen a tal o cual mujer o pareja que han seguido técnicas de reproducción asistida y que les he ido de esta o de aquella manera. Ojalá se  hablara  más y con más naturalidad de estos procesos. Quizás  habría gente que podría compartirlo con más personas. Hablar y compartir comporta naturalidad. Pero, desgraciadamente, todavía hay individuos que te dicen:
- ¿Estás embarazada? No sabía que tenías pareja.
Tanto hombres como mujeres hacen este tipo de comentarios.
O los que presuponen que la tienes:
- El padre de la criatura debe de estar súper contento.
Si contestas:
- No sé quién es.
... no creo que piensen en un primer momento que te has hecho una inseminación; más bien pensarán que eres “una mujer vida alegre”.
Lo que pasa es que, normalmente, yo lo digo tal cual es:
- No, ha estado por inseminación.
Sí me ocurre que cuando veo a una persona que me lo pregunta, que casi no la conozco, y que noto cierto cotilleo en sus palabras o un tono que no me acaba de gustar, no me molesto al ser tan clara, porque me es absolutamente igual lo que piense. Hay gente que, verdaderamente, no me interesa en absoluto tener cerca, cuanto más lejos mejor. Quiero sentirme a gusto, tranquila, en todo este proceso, con gente que me quiere y a la cual quiero. 
Dentro de lo que cabe, entiendo que el tema de la pareja, heterosexual, se considere “lo normal”, “lo frecuente”, “aquello socialmente establecido”. Por eso reivindico el tema de hablar con naturalidad del tema de las técnicas de reproducción asistida, porque la realidad es que mucha gente acude a los centros de reproducción humana en busca de ayuda, sea cuál sea. Esta realidad la he visto con mis propios ojos.
Y, desde mi experiencia, sólo puedo animar a todas aquellas personas que de verdad lo quieran: ¡adelante! Que se dejen de tabúes y dejen de lado la incomprensión. En pareja o sola, se tiene que mirar por uno mismo. Que una vez decidan ir a una clínica les garantizo que se sentirán muy atendidos y muy comprendidos. No serán ni mejores ni peores, ni diferentes ni especiales. Sencillamente eres una persona más, puesto que en estas clínicas todo el mundo acude con un objetivo: una ayuda para tener un hijo, sea cuál sea esta ayuda.

dilluns, 23 de gener de 2012

Mi inseminación (53): Importante: dejar de fumar

Una de las cosas que hice fue dejar de fumar. Empecé el proceso un año después de dejar de fumar. Es importantísimo hacerlo. Sólo necesitas que los médicos te asusten un poco y mucha fuerza de voluntad. Esto es lo importante. Querer hacerlo. Cuando tomas una decisión así, la de tener un hijo, tú pasas a un segundo término: lo importante es la salud de tu hijo. Y por muchas excusas que ponemos:
- Yo fumo poquito, y controlo.
- Si tan malo fuera, estaría prohibido.
- Hay gente que muere de cáncer de pulmón y no ha fumado en su vida.
... son sólo esto, excusas. Cuando me han preguntado si me costó mucho dejarlo, la verdad es que no. Creo que lo pasé mal una semana. El tiempo suficiente para pasar por una serie de situaciones (ir a tomar café, el pitillo hacia el autobús, el pitillo con tu madre o los amigos, etc.), hábitos rutinarios que coges cuando fumas. Después de esta semana, fui cogiendo un asco continuo hacia el tabaco. Me molesta su olor, el olor que deja en la ropa, el cabello, las habitaciones. Me molesta la gente que no tiene respeto cuando fuma. Y soy capaz de apartar el humo con la mano y meter cara de asco si alguien me echa el humo.
En definitiva, en ningún momento he dudado ni he pensado que me perdía otras cosas. Creo que es lo más claro que he tenido y tendré en la vida. Sé que  habrá momentos duros, pero tengo un apoyo muy importante: la familia. Y, sobre todo, la fe en mí misma.

divendres, 20 de gener de 2012

Mi inseminación (52): El orgullo de ser madre soltera

Sociedad y leyes avanzando, sectores de la sociedad que van para atrás, como los cangrejos. Están anclados en una dictadura y en el machismo. No soportan el avance social. Son los mismos que pensarán que una chica no se ha inseminado, sino que va con tantos que no debe de saber ni quién es el padre. Es este tipo de individuos el que quizás harán que una mujer decida no inseminarse, por el qué dirán. Son residuos que todavía permanecen en nuestra sociedad del progreso. La educación, la mala educación y los malos consejos e imposiciones transmitidos de generación en generación todavía dejan huella, desgraciadamente.
Yo sólo puedo decir que de mi caso pienso hablar con toda la naturalidad del mundo. Estoy muy orgullosa, y a quien no le guste, dos piedras. Cuando mi hijo o hija tenga edad para entender, le explicaré porque no tiene padre. Todavía no he pensado cómo, tengo tiempo y, si es necesario, me dejaré aconsejar por expertos. Hay gente que me ha preguntado si no es egoísta negar la figura paterna a un hijo. Pues yo creo que no. Yo seré madre y no le faltará de nada, sobre todo amor. Puestos a juzgar, también podríamos juzgar los que han tenido hijos y después se han separado y estos hijos han empezado a ver todas las nuevas parejas de los padres y de las madres. ¿Es egoísta? No soy nadie para juzgarlo, creo en la libertad de decisión de las persones adultas y creo que, para estas personas que se separan, lo primero por lo que miran es por sus hijos (aunque conozco muchos casos que, desgraciadamente, no es así). No los juzgo ni espero que me juzguen a mí. Yo no me levanté un día y dije:
- ¿Hoy qué hago? ¿Voy de compras o a una clínica de reproducción humana?
En mi caso ha sido una decisión muy meditada, donde he renunciado a algunas cosas, donde he pasado toda una serie de revisiones para asegurarme de tener un buen estado de salud antes de ir a la clínica y el proceso ha durado los suficientes meses para saber que lo tenía clarísimo cuando fui a la clínica.

dijous, 19 de gener de 2012

Mi inseminación (51): Más reflexiones...

El preservativo llega a todo el mundo en nuestra sociedad. No somos un país en vías de desarrollo. Tenemos centros de planificación familiares en todos los barrios, máquinas dispensadoras de preservativos, etc. Como ya he mencionado anteriormente, algo falla en la educación sexual cuando todavía se piensa que “a mí no me pasará”, algo falla en la chica que se deja convencer por su pareja que no se ponga el preservativo que, si no, no tiene suficiente sensibilidad. Estamos en la era del SIDA, hay un montón de enfermedades de transmisión sexual, hay información... pero parece que no llega a todo el mundo.
No critico que se destine dinero a evitar embarazos no deseados, porque un embarazo no deseado comportaría un niño no queirdo, y de niños infelices y maltratados ya  tenemos bastantes en todo el mundo. Pero también se podrían destinar recursos para que la información, que es mucha, llegue a quien verdaderamente la necesita, puesto que algo está fallando. Y que las campañas no se hagan para cumplir. Que se cojan verdaderos expertos en la materia para hacer llegar la información como tiene que ser, y a todo el mundo. Es necesario que la información cale en las personas, que les llegue, la entiendan y se lo piensen dos veces antes de renunciar a ponerse el preservativo.
Tener un hijo es una experiencia maravillosa, quizás no compartida por todo el mundo, por diferentes motivos. Es verdad que las cosas se pueden complicar y salir mal, pero la ilusión que se pone al tener una criatura, sola o en pareja, no creo que se pueda comparar a nada más. Desgraciadamente, todavía hay demasiados tabúes sociales, se preconiza una cosa y se cree otra. A pesar de que los matrimonios homosexuales pueden casarse, ¿tienen la misma facilidad para adoptar o tener hijos? Hay personas que todavía no aceptan la homosexualidad, que piensan que es una enfermedad. ¿Cómo aceptan, estos individuos, que los homosexuales tengan hijos?

dimecres, 18 de gener de 2012

Mi inseminación (50): Reflexiones de recién embarazada

Y no todo el mundo ve la vía de la adopción como una alternativa. Sea por motivos personales, sea por otros motivos, todo el mundo sabe que los procesos de adopción son largos y costosos. Y más para una persona sola. Hay países que ya no dejan que las personas solteras adopten, y mucho menos las homosexuales. Hay países que ponen requisitos que a veces son irrisorios. Una muestra más de no mirar por el bien de la criatura, sino por el dinero, desgraciadamente.
Estando embarazada, reflexionas también sobre el aborto. No es un tema fácil. Y es fácil entrar en típicos tópicos. Es un tema complicado, muy personal, a pesar de que en estos momentos te parece diferente, estás más susceptible al tema. Sabes que la mayoría de mujeres que abortan tienen que pasar un calvario, tiene que ser la última opción. Pero después oyes a políticos, periodistas y tertulianos hablando con tanta frivolidad de la pastilla del día después, del derecho al aborto... que no sabes qué pensar.
No deja de ser la gran contradicción, las dos caras de la moneda casi, pasar por una calle donde hay una clínica que sabes que practican abortos, y ver, la mayoría de las veces que  pasas, a chicas jóvenes, de aquí y de fuera, acompañadas de sus padres o de sus compañeros adolescentes, llorando algunas de ellas, e ir unas calles más allá a una clínica donde hay un sector dedicado exclusivamente a la reproducción humana, con salas de espera llenas de personas buscando tener un hijo.
En momentos así piensas que el mundo está mal repartido. Y, sin querer entrar a juzgar ni personas ni instituciones, sin ninguna malicia sí juzgas a todas aquellas personas que están abortando porque no han utilizado un preservativo, sea porque el chico ha convencido la chica que si se lo pone no siente lo suficiente (desgraciadamente, hay chicos así de ignorantes, irresponsables y egoístas, por no decir con trasfondo machista, y chicas que se someten a ellos), sea porque se trata de una pareja inmadura que piensan que a ellos no les pasará.

dilluns, 16 de gener de 2012

Mi inseminación (49): He tenido suerte, ¿verdad?

Esto es lo que pasan muchas parejas y mujeres solteras que no lo han intentado nunca y que se encuentran que no están tan sanas como se piensan. Problemas por aquí, problemas por allá, inseminaciones fallidas, fecundaciones in vitro fallidas, abortos. Pienso en todas estas personas, hombres y mujeres, y me entristece mucho. Nunca había pensado en ello. Era muy fácil pensar:
- Si no puedes tener hijos, adopta.
Con las técnicas de reproducción actuales, no es tan fácil renunciar a tener un hijo biológico. Ni tampoco es tan fácil adoptar.
Cuando vas a una clínica de reproducción humana, entras en un proceso que, si las cosas no van bien, se puede alargar meses y meses, tanto si eres una mujer sola como una pareja. Supongo que la diferencia está en que la mujer soltera lo decide y va a la clínica, igual que parejas de homosexuales, y las parejas heterosexuales quizás llevam un tiempo intentando quedarse, dentro del mismo proceso del matrimonio, la convivencia; te cases o te juntas, te rehaces un poco económicamente, y depués de un año empiezas a buscar la criatura (es un ejemplo). Quizás a veces este tiempo que lo vas intentando va en contra. No lo sé.
El caso es que tiene que ser difícil, una vez entrado en técnicas de reproducción asistida, cuándo decir basta. Hay inseminación artificial, ICSI, FIV... Creo que todo el mundo debe de agotar todas las vías. Y esto puede ser un proceso doloroso, puede, incluso, acabar con la pareja.

divendres, 13 de gener de 2012

Mi inseminación (48): ¡La felicidad te embarga!

Hay momentos que te acuerdas de tu estado,  prestas atención y la felicidad te embarga. Lo compartes con mucha gente, que se  alegra por ti. No todo el mundo se  alegra, no obstante. Habrá personas que no entenderán el proceso, por ignorancia, habrá que los gustaría haberlo pasado, pero que no lo hicieron cuando tocaba, habrá que no se alegrarán por otros motivos, pero que tampoco te paras a analizar. Te es muy indiferente. Tú buscas la gente con quien puedes compartir este momento, de la otra huyes. No te interesa para nada. Si hasta ahora, por una cuestión de edad, ya habías aprendido a echarte muchas cosas a las espaldas, ahora todavía más. Ya no se trata de ti.
Ahora todo gira alrededor de la personita que llevas dentro. Por esta persona tienes una actitud positiva, comes a pesar de no tener mucha hambre, te animas en momentos bajos, porque los cambios de humor son un hecho, te cuidas tanto como puedes y te vas planificando. Intentas mantener una actitud positiva en los días que no te encuentras muy bien, porque sabes que esto le hará bien. Es esta persona, después tú, después el resto. No hay más remedio que priorizar. Tus planes, la mayor parte de lo que te queda de vida, girará entorno a tu hijo o hija.
Hay momentos que reflexionas. Piensas en la suerte que has tenido, no sólo al quedarte a la primera, sino en no haber tenido problemas para quedarte. Que a pesar de tus treinta y siete años, que no eres ninguna niña, todo esté bien. La suerte de no haber tenido que empezar un ciclo de mirarte por aquí y por allá, la suerte de no haber tenido problemas ni complicaciones.

dijous, 12 de gener de 2012

Mi inseminación (47): Primera visita con la comadrona

La comadrona está casi una hora informándote de cómo irá todo. Te da una carpeta con un montón de información y tu cartilla sanitaria, que la tendré que traer siempre que vaya a cualquier prueba o visita.
Una de las informaciones, que te resulta gratamente sorprendente, es una guía de la Generalitat para embarazadas, donde se te informa de todo, y donde uno de los puntos son una serie de cosas que la mujer puede escoger a la hora del parto, para que así sea más intervencionista. Mi única crítica a esta guía es que está muy enfocada a parejas, no se tienen en cuenta las madres solteras o parejas femeninas. Por ejemplo, en el apartado donde se informa de los grupos de preparación al parto, se habla de “la mujer y su pareja", en ningún momento se habla de una madre soltera; por otro lado, en el apartado sobre derechos laborales he echado de menos información sobre madres solteras y familias monoparentales.
Sales de esta visita con hora para la analítica y test del azúcar (suerte que tienes dos semanas para concienciarte), hora para la ecografía de las 13 semanas, y hora de visita con la ginecóloga. Tienes dos semanas en el trabajo de vacaciones para descansar e ir planificando. Esto no ha hecho más que empezar, y son muchas cosas a tener en cuenta. Pero te lo tomas con calma, con “ir tirando”.

dimecres, 11 de gener de 2012

Mi inseminación (46): Primeros pasos...

En la clínica te dicen que a partir de ahora puedes llevar el embarazo donde quieras. Yo lo llevaré por la Seguridad Social porque mi experiencia con ella siempre ha sido excepcional. Desgraciadamente, todavía hay muchos tópicos con el tema de la privada y la pública. Pero, como ya he dicho, mi experiencia es buena, me queda al lado de casa, y todo es una cuestión de comodidad y confianza. Sales de la clínica, te giras, y no sabes como dar las gracias por todo lo que han hecho por ti. Sabes que tu biología ha ayudado, y mucho, pero el sentimiento de agradecimiento es inmenso.
- Cuando nazca – piensas - les enviaré una foto para que sepan la maravilla que han ayudado a crear, a hacer que existiera.
Bien, aparte, ellos también sabrán de ti igualmente, porque has llenado la encuesta que te dan, con algunas preguntas sobre ti, y sobre si le explicarás a tu hijo o hija, si has tenido apoyo de la familia y amigos, etc., y has aceptado hacer un seguimiento.
El próximo paso es ir al CAP del pueblo, que ya tienes hora con la comadrona. La naturalidad sigue con el tema de la madre soltera con inseminación con semen de donante, ella es una profesional, pero sabes que no es lo mismo que cuando ibas a la clínica, en un sector especializado en reproducción humana. Es un pueblo, sabes que tu caso no es lo frecuente ni lo más habitual, a pesar de que cuando lo explicas poca gente hace una cara extraña.

dimarts, 10 de gener de 2012

Mi inseminación (45): Tac tac, tac tac... el corazón de tu hij@...

Pero... ¡allí está! Un embrión de siete semanas, que hace doce milímetros y el corazón le va a ciento cincuenta latidos por minuto. Lo ves todo en una pantalla enorme, ante ti. Un momento único, inolvidable. La felicidad es máxima. Te cambias cuando acaba la consulta con la gran tranquilidad de que todo va muy bien.
Después enseñas con orgullo la secuencia ecográfica. Te la miras y remiras. Ves aquella pequeña cosita y te emocionas. Es increíble. No puedes dejar de recordar el momento que escuchas el corazón de tu hijo o hija. Ha sido el mejor momento de tu vida, pero sabes que  habrá muchos más momentos felices.
Al día siguiente vas al médico, con la ecografía y el informe. Todo está correctísimo, todo va muy bien. Sólo pides algo para las náuseas y los vómitos, que es lo que más te preocupa, porque te hace sentir mal. Bien es verdad que en mi caso han llegado a ser fuertes, las arcadas; me he encontrado por el piso como si estuviera poseída, con unas arcadas impresionantes, yendo arriba y abajo, con ascos... un auténtico panorama... Creo que mi problema son los olores, me molestan una larga lista de olores que nunca me habían molestado, y he cogido manía a algunas comidas. Pero llevo una dieta equilibrada donde evito comer lo que no me apetece.

dilluns, 9 de gener de 2012

Mi inseminación (44): ¡Primera eco!

Tienes miedos, es normal. Sabes que hay los fatídicos tres primeros meses, que lo puedes perder, que a mucha gente le pasa, pero intentas no pensar mucho. Sabes que a partir de ahora no dejarás de sufrir: los tres primeros meses, la amniocentesis (¿me la tendré que hacer?), el parto... y ya desde entonces sufrirás por unas cosas u otras, pero también tendrás muchas alegrías.
Llamas a la clínica, te felicitan, y te dan hora para la primera ecografía dos semanas después. Te parece una barbaridad de tiempo, pero el tiempo pasa volando, a pesar de los miedos. Hay cosas de las cuales intentas pasar, como de los tabúes de no decirlo a nadie hasta los tres primeros meses. Cada cual es como es, pero a mí me era imposible aguantarme las ganas decirlo. Lo quieres compartir. Estás orgullosa. Incluso había gente que me había notado “cara de embarazada”. Sabes que los tres primeros meses son peligrosos, lo puedes perder, pero tampoco quieres vivir con este miedo, así que haces y dices lo que sientes y cómo estás.
Y llega el día de la primera ecografía, la de las siete semanas. La sensación es indescriptible. Te colocan el aparato de ecografía vaginal... Ves oscuridad... Por un segundo piensas:
- ¿Y si no hay nadie?

dimecres, 4 de gener de 2012

Mi inseminación (43): ¡Sí lo estoy! ¡Viva!

Así pues, otra vez hacia el lavabo. Y con la tranquilidad de hacerlo en un vaso, te sale un pipí parecido al Llobregat, mojas la parte del test... ¡y ya está! Ahora sólo hay que esperar, unos tres minutos, según las instrucciones. Lo dejas sobre un mueble, y los encargados de mirar el resultado son tus sobrinos. Un pacto es un pacto. Entras un momento al lavabo para ordenar cuatro cosas, pasas por delante del mueble sólo para comprobar que el reloj (al ser digital, antes de que salga el resultado, tiene que haber un reloj intermitente) esté funcionando correctamente... ¡y sorpresa! No ha pasado ni un minuto y ya ha salido el resultado. “Embarazada 3+”. Esto es lo que dice. Empiezas a botar y a chillar de la alegría, te abrazas con toda la familia, te felicitan... Ya está. Ya lo tienes claro. Estás embarazada. Es un hecho. Es real. Tienes una personita dentro de ti creciendo. Ahora debe de ser muy bien como una judía, si es que llega. Pero allí está. Todo ha cambiado, todo es diferente. Lo has conseguido y sí, te llena de orgullo. Sabes que tu vida cambiará a partir de ahora, radicalmente. Hay cosas que las empiezas a encontrar triviales. Tienes alguien muy importante de quien ocuparte desde aquel momento, y pasas de tonterías. Ahora solo te quieres preocupar de cosas importantes.
Minuto a minuto vas cogiendo conciencia, lo quieres disfrutar al máximo. Bien, las náuseas, que en mi caso son matinales, de media mañana, de medio día, de media tarde, por la noche... no son para disfrutar mucho, pero como sólo te preocupa que la criatura esté bien, pues lo llevas lo mejor que puedes.

dimarts, 3 de gener de 2012

Mi inseminación (42): Qué nervios... ¡no sale!

Y allí estás, reunida con la familia para hacerte la prueba. La mañana ha sido extraña. De alguna manera aquel día quieres que sea especial, quieres vivir y sentir todos los minutos. En el trabajo te has intentado distraer al máximo, te parecía que sería una mañana larguísima, pero pasa volando. Te  vas a comer a casa de tu hermana, y allí estará todo el mundo. A pesar de que no tienes mucha hambre, comes a gusto y tranquila, esperando a las cinco de la tarde que abran las farmacias. Vas a comprar unos helados para hacer tiempo y porque seguro que  habrá algo para celebrar, y tú ya no podrás beber alcohol, y después compras el test del embarazo. Pides el más seguro y la farmacéutica dice que hoy en día todos son seguros. Tú quieres una caja donde haya dos, por si acaso, pero no  tienen. Te acabas llevando un test digital que te dice de cuántas semanas estás, y que parece que es muy fiable.
En casa, todo el mundo está nervioso y expectante. Tú sigues pensando que estás embarazada... pero cinco minutos antes de hacerte la prueba te invaden los nervios. No sabes si es el momento (“quizás de aquí a media hora...”). No quieres hacértela por miedo a no estarlo. Pero, de repente, saltas del sofá seguida de la mitad de la familia, hacia el lavabo. Y allí estás, en el lavabo pequeño, con tu hermana, tu sobrino y tu sobrina. Con un calor insoportable, intentas hacer un pipí con el test en una mano... Tu sobrino con un cronómetro para contar diez segundos que tienes que estar haciéndolo para que el test funcione bien, tu hermana sudando y tu sobrina diciendo:
- No sale.
Pues no, no sale, hace rato que te estás haciendo pipí, y ahora no sale. Tu madre y tu cuñado fuera del lavabo preguntando que qué pasa. Sales y dices:
- Pues que no sale.
- ¿Qué no sale? – te pregunta la parte de la familia que se ha quedado fuera.
- Pues el pipí – contestas un poco trastornada.
Volvemos hacia la sala, y tu hermana, que ya es experta en esto de tener criaturas, te dice:
- Esto es que tienes miedo de no hacer bastante y que el test no salga bien.
Coge las instrucciones y se  da cuenta que también se puede utilizar un vaso y dejar el test veinte segundos. Si no sale bastante, se prueba más tarde.