dilluns, 16 de gener de 2012

Mi inseminación (49): He tenido suerte, ¿verdad?

Esto es lo que pasan muchas parejas y mujeres solteras que no lo han intentado nunca y que se encuentran que no están tan sanas como se piensan. Problemas por aquí, problemas por allá, inseminaciones fallidas, fecundaciones in vitro fallidas, abortos. Pienso en todas estas personas, hombres y mujeres, y me entristece mucho. Nunca había pensado en ello. Era muy fácil pensar:
- Si no puedes tener hijos, adopta.
Con las técnicas de reproducción actuales, no es tan fácil renunciar a tener un hijo biológico. Ni tampoco es tan fácil adoptar.
Cuando vas a una clínica de reproducción humana, entras en un proceso que, si las cosas no van bien, se puede alargar meses y meses, tanto si eres una mujer sola como una pareja. Supongo que la diferencia está en que la mujer soltera lo decide y va a la clínica, igual que parejas de homosexuales, y las parejas heterosexuales quizás llevam un tiempo intentando quedarse, dentro del mismo proceso del matrimonio, la convivencia; te cases o te juntas, te rehaces un poco económicamente, y depués de un año empiezas a buscar la criatura (es un ejemplo). Quizás a veces este tiempo que lo vas intentando va en contra. No lo sé.
El caso es que tiene que ser difícil, una vez entrado en técnicas de reproducción asistida, cuándo decir basta. Hay inseminación artificial, ICSI, FIV... Creo que todo el mundo debe de agotar todas las vías. Y esto puede ser un proceso doloroso, puede, incluso, acabar con la pareja.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada