dilluns, 23 de maig de 2011

Apuntes antropológicos: Cuerpo, anorexia y antropología (IV)

Con todo, no es una justificación ni una defensa de estas páginas webs; pero introducirse en éstas puede ayudar a entender las personas anoréxicas. No son un cúmulo de consejos y trucos, ni páginas que quieran coger adeptos. La anorexia es una enfermedad que comporta aislamiento social. La comida está en casi todo lo que hacemos: es un acto social. Nos reunimos con la familia, con los amigos, con los compañeros de trabajo, para comer, para ir a diferentes lugares y después ir a comer alguna cosa. La persona anoréxica huye o intentar huir de estos actos; se encierra en su mundo del perfeccionismo, del ayuno, de la auto-exigencia, y se aísla. Y aquellos que tienen que cumplir con sus obligaciones, sean de estudios o laborales, o ambas, cogen el rol de lo público-lo privado. Con el rol público intentan huir tanto como pueden de los actos sociales que impliquen comer, que a la vez implican conocer más íntimamente a la persona; y cuando “hay que comer”, entonces después vienen las compensaciones (vómitos, etc.). Y aunque la anorexia no es una enfermedad estigmatizada como lo puede ser la esquizofrenia, el SIDA y otras, no es una enfermedad fácilmente reconocida por quien la padece. Se habla de “el orgullo de la anorexia”, pero este orgullo sólo es público cuando un o una anoréxico/a piensa que alguien de su entorno puede crear una especie de admiración hacia el enfermo (cosa que indica una predisposición a la enfermedad). No obstante, cuando este orgullo puede ser juzgado, pasa al ámbito privado, de la propia persona anoréxica, un orgullo relacionado con el “ser diferente”.
Aislamiento social y soledad. Cuando se ha llegado a la malnutrición, los cambios biológicos y emocionales son detectables. El rol público es difícil de hacer. Es el momento de entrada al hospital; o de vivir en el propio aislamiento, en el mundo privado creado por uno mismo, en el mundo de la percepción distorsionada, no sólo con el propio cuerpo sino en la relación del propio cuerpo con el entorno. Y desde este aislamiento se ha encontrado Internet como herramienta de comunicación desde el anonimato. Buscar la diferencia desde la diferencia. Y compartir. Saber que es una enfermedad, pero definirlo como una disciplina dura, que no cualquiera puede llevar a cabo (se habla de los “escogidos”). Crear un estilo de vida, defenderlo, e incluso tener unas figuras, unos modelos en común que ya no son persones anónimas, sino públicas: normalmente actrices o modelos reconocidas y extremadamente delgadas. De la misma manera que hacia 1900 Catalina de Siena era un modelo para adolescentes.

2 comentaris:

  1. Hola! Creo que todas estas cosas que explicas en tus entradas son las que le hace falta saber a la sociedad, para borrar la imagen que se tiene. Es decir, la anorexia es muchisimo mas de chicas flaquisimas, una chica gordita también puede ser anorexica y esta es la etapa perfecta para que sea tratada, porque, en la mayoría de los casos, significa que la enfermedad es temprana.
    Ahora, es una enfermedad mental, y por lo tanto ES mucho mas de lo que se ve, una persona que no lo vivió no tiene ni idea de lo que se siente. Es, verdaderamente, muy aterrorizante. Por eso cree que hay que sembrar conciencia para generar un cambio. Por que lo primero que una persona enferma necesita es apoyo, eso es lo incondicional, y nadie que no sepa minimamente de que se trata puede brindar apoyo.
    En cuanto a eso del orgullo de la anorexica... es muy verdad. A veces cuando te encuentras bien y escuchas algo sobre la anorexia dices "yo pertenezco al grupo" y una vos te dice "si" y la otra, la sana, te dice "no, tu no perteneces, estas sana y no quieres caer en eso de nuevo".... de ahí el riesgo continuo de las recaídas y el peligro de que se convierta en una enfermedad crónica. Para ir al grano, el problema de la anorexia es que por momentos te convierte en una persona "única" que ademas, te da una excusa para huir de los problemas. Ahí es cuando la persona se mete en el laberinto.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Este es uno de los principales problemas: no considerar la anorexia, los trastornos de la alimentación, como una enfermedad mental grave.
      Gracias por tus palabras!

      Elimina