dilluns, 9 de maig de 2011

Cincuentones

No me gustan las generalizaciones, ni los tópicos… Pero por algunas conversaciones que he tenido últimamente, debo hablar, mejor dicho, escribir, de algo que, aunque no nos guste, existe: el cincuentón.
El cincuentón es un individuo al cual se le ha caído el cerebro, o alguna parte de este, a un poco más abajo de su barriga o, más bien, barrigota o panzón. He llegado a esta conclusión porque cada dos o tres frases sale un “mientras funcione lo que tenga que funcionar”, “mientras se levante lo que se tiene que levantar”, etc, etc… Es un individuo con mucho palique, que se cree muy inteligente, y psicólogo, y todo lo que acabe en “-ólogo”, que se piensa que  conoce muy bien a las mujeres, aún cuando lleva toda su vida con fracasos sentimentales, entre otras cosas porque han sido infieles en cada una de sus relaciones, hijos repartidos por toda la región… No obstante, se cree muy buen padre, porque lo dice él, claro: bla, bla, bla… mis hijos… bla, bla, bla… Pero está esperando no tener a sus hijos para ir a la “caza” de alguna pobre desgraciada a la que le comerá el coco primero con el rollo de “qué solo estoy”, luego “cuánto sé” y, por último, “qué especial eres y cuanta suerte tienes de haberme conocido, a mí, al cincuentón, al mejor de todos los mejores”. No nos olvidemos que tienen muy claro cómo es cada mujer en cada década: las veinteañeras… según ellos no las quieren ni de lejos, porque se les enganchan como lapas y luego no hay manera de sacárselas de encima (yo más bien creo que darían un riñón por estar con alguna), las treintañeras no saben lo que quieren, piensan que se les pasa el arroz, etc etc (claro, teniendo en cuenta que ellos forman parte de todo lo que representa el machismo, y con las ideas de hace 100 años…); en cambio, las de cuarenta… esas sí que les gustan, saben muy bien lo que quieren y les dan lo que ellos quieren (por favor… sin comentarios). Para más inri, se atreven con el tema físico: tienen muy claro cómo les gustan los pechos, el trasero, los ojos, el pelo, el color de pelo (“aunque las rubias me están dejando de gustar…”)… pero, hombre, por favor, cómo osas meterte en lo físico, si tu cuerpo ya hace tiempo que va de capa caída, fumas tanto que pareces un cenicero andante, estás medio calvo y encima lo estropeas con cuatro pelos para un lado (como se piensan que el resto del mundo es tonto, se creen que haciendo esto disimulan su calvicie), y tus rollos lo único que hacen es de somníferos para las mujeres…
En definitiva, he llegado a la conclusión que estos personajes son unos individuos amargados, un fracaso como pareja, infieles (no saben lo que es el respeto a la mujer), llenos de complejos e inseguridades, un fracaso también como padres, infantiles e inmaduros, que la única manera de luchar contra su soledad es enfocando todas sus desgracias hacia las mujeres. Por suerte, las mujeres, de todas las edades, somos cada vez más inteligentes en detectar estos tipejos… creo que llega un momento que los “olemos”…
De todas maneras, podemos dar las gracias porque hay hombres de cincuenta años, señores de la cabeza a los pies, solteros, divorciados o viudos, altos y bajos, delgados y no tan delgados, con más o menos pelo, que son buenos maridos o exmaridos, que son buenos padres aunque no estén con sus hijos siempre y que, sobre todo, respetan a las mujeres. ¡Bravo por estos hombres, y una pedorreta para los otros!

15 comentaris:

  1. Hola, llunapruera,
    Ya tenía ganas de que funcionara correctamente el Blogger para poder responderte.
    ¿Qué quieres que te diga? Como soy cincuentón con decantamiento breve hacia la siguiente decena me siento implicado de manera directa en esta entrada.
    ¿Qué decir? Tienes toda la razón. Así somos.
    Ahora, para que todo estuviera completo, faltarían las alegaciones del otro lado.
    A poco que pueda (estoy muy liado escribiendo otras cosas) prometo devolverte otra entrada en mi blog.
    La síntesis final va a ser sencilla:
    "El 99% de los hombres somos imbéciles y el 99% de las mujeres son estúpidas"
    Es un triste bagaje para la humanidad, lo sé. Pero es así como la experiencia me ha enseñado a ver así a mis congéneres.
    Seguimos en la brecha.

    PD Olvidé decir: Buena entrada, como todas las tuyas.

    ResponElimina
  2. Buenos días! Como siempre, gracias por tus palabras. Estoy ansiosa por leer las "alegaciones" en tu blog. Yo aún soy una treintañera larga (ya sabes, según algunos cincuentones, desesperadas, etc etc). Nada más lejos de la realidad! Pero bueno... cómo seré a los cincuenta? Qui lo sá!!! Fins aviat!!!

    ResponElimina
  3. Eso nadie lo sabe. Puedes estropearte como tantas otras o luchar por madurar sin pudrirte.
    ¿Físicamente? ...La experiencia, el saber donde se está, la sabiduría en suma, otorga una serenidad que vuelve más hermosas a las personas capaces de madurar realmente. Lo demás son cremas que pudieran haber sido medicamentos para los desfavorecidos (Inevitable, me sale la vena antisitema)

    Una abraçada.

    ResponElimina
  4. Hola, jo m'he topat amb un "cincuenton" com el que descrius , i és calcat al que dius.He rigut molt llegint el teu escrit, perquè em pensava que només ho veia jo, aquestes tonteries que fan, i a sobre ni s'inmuten, pensant que són ells la 8a maravella del món i que tenen 20 anys. De veritat que semblava que ho haguès escrit jo mateixa. Molt encertada!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Moltes gràcies! És que crec que totes les que hem topat amb aquests personatges pensem el mateix, i hem vist el mateix! Tot i que prefereixo pensar que són una minoria... ;)

      Elimina
  5. No em pensava que sortiria escrit el meu comentari, i menys que em contestessis, gràcies, vaig trobar el teu blog, cercant informació sobr els homes inmadurs, perquè se'm feia difícil pensar que hi pugui haver homes així, però n'hi ha i bastants, i de totes les edats. Tinc 43 anys i ell 57, (o sigui no és cap nen), però em va dir el mateix, que tu dius; que encara "funcionava", que les dones de 30 anys no l' interessen perquè són massa cries..em diu que estic molt bé pels anys que tinc, que estic molt bona, tinc un bon culet, i sóc molt elegant, i especial, però bueno si fos gorda també s'hauria enamorat de mi diu....jua, jua no s'ho creu ni ell. Divorciat, de dues dones,té 4 fills de totes les edats, el més petit en té 9 (que quasi sembla ell el seu avi, però això no ho veuen, ells són i seràn sempre joves). Fa bones accions per els demés i així conquista, amb un bon palique clar, però primer és ell, deprés és ell i desprès les seves necessitst, i clar jo estic bastant lluny de ser-ne una d'elles. Això sí, envia missatgets, molt bonics eh? però és incapaç de mantenir una relació "llògica" amb una dona, o sigui: comunicació real i espontania, contacte, necessitat d'estar amb tu, de coneixa't, compromís fidel (no cal boda) .En fí no sap si és amor el que sent o és la grip. Un Piter Pan, o un Piter Polla (perdó) de cap a peus. Però és el que dius, ja els ensumem , i com deia el meu avi: "Joc ras i patada al cap " metafòric clar, però se'ls ha de dir amb tots els honors: adiós y con la música another place, pleace. Altres homes són possibles. Que bé Montse, m'he desfugat. Petons! Adéu!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ha estat un autèntic plaer llegir-te, i gràcies per la dita del teu avi, no la coneixia! Una abraçada!

      Elimina
  6. Hola Montse ja va l'últim comentri, (no vull fer -me pesada... ) però volia dir el que penso que ha e ser una relació d'amor i de convivència, sóc divorciada i tinc dos fills. El cincuenton es va quedar amb les ganes de que li donés el que ell "volia", l'imaginació és molt sana, i a vegades supera la realitat, que l'utilitzi. Al que anava, les relacions són com les sabates, han de ser CÒMODES, no cal velles ni noves, senzillament còmodes. Si quan et compres unes sabates noves boniques, però ja et fan mal de bon princípi, t'apreten els galindons, ulls de poll...i comences a pensar: bé ja les portaré a la forma, ja les faré arreglar, només me les posaré algun dia, per una festa, un dia especial.... Malament anem! comences a pensar: la culpa és meva perquè ara tinc els peus inflats de tot el dia, demà no em faran mal....o pitjor per culpa de les sabates pensem amb la necessitat d'operar-nos els peus. Noo! sempre hi ha alguna sabata còmoda per nosaltres, i de cap manera la de la Cenicienta, que era de vidre em penso... quin mal, només d'imaginar-ho m'esgarrifo. Res d'això, necessitem sabates per caminar, per treballar,per poder fer la nostra vida, per còrrer, per ballar, per passar-nos ho bé , tots les demés sabates, per més boniques, han quedat al caixó o a la brossa, i ens enrecordarem d'lles com aquella cosa inomoda, que no hauriem pogut aguantar ni resistir, i beneida l'hora que les vam llençar, o no les vam comprar, aquí està, no comprar, és el millor per no perdra els calers, amb els homes igual, per no perdre el temps.
    Ja està, aquí acabo. Petons ! Adéu!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Em reitero, ha estat un plaer llegir-te! Molta sort! Una abraçada!

      Elimina
  7. No et retiris que ho fas molt bé, i em vas fer riure molt quan cercava respostes, la teva va ser directa, sincera, divertida i carregada de raó, ara sé que internet és un gran estri. Estic contenta d'haver-te conegut i no et dic Adéu, et dic fins un altra, i que tinguis molta sort tu també, endvant amb els teus projectes Antropòloga!

    ResponElimina
  8. Hola, yo como cincuenton, me siento un poco frustrado por las generalizaciones que os leo. Estoy hasta los coj... De pasarme toda la vida como si fuese un genero musical al que hay que clasificar. Si algo te puede dar la experiencia (o sea, el tiempo vivido) es la capacidad de conocerte y juzgarte (y no hay nadie mas despiadado para juzgarse que uno mismo).

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hola! Si has leído bien el post, no estoy generalizando, estoy hablando de que hay hombres de cincuenta que son así, y muchos otros que no lo son. Gracias por tu comentario, un saludo!

      Elimina
  9. Hola soy Onix, he podido entender con facilidad la tematica la cual me resulta altamente interesante . Un saludo

    ResponElimina