dijous, 7 de juliol de 2011

Guap@ y fe@s

Alguna vez habrás escuchado comentarios del tipo:
- ¿Cómo siendo tan guapa está con este hombre bajito y calvo?
- ¿Cómo un chico así está con una mujer tan fea y tan gorda?
- Con lo guapa e inteligente que es y está sola; debe ser insoportable...
- Con lo guapo que es y sin pareja... será gay...
¿Qué concepción tenemos de la guapura o de la fealdad y de la soledad para relacionar todos estos conceptos entre sí?
Para empezar, los cánones de la belleza son muy relativos. Cuando alguien nos gusta o nos cae bien, somos capaces de encontrar a una persona bella, atractiva, y sacar a relucir todos sus encantos. Sea hombre o mujer. Pero cuando alguien nos cae mal... ya puede tener unos rasgos perfectos que seremos capaces de encontrarle una mínima cicatriz de cuando tuvo la varicela de pequeñ@... y no digamos si esta persona no es lo que definiríamos como de belleza perfecta: entonces ahí ya podemos recrearnos y de paso poner un sinfín de motes.
Supongo que la belleza está en la percepción de cada uno respecto de otras personas. Pero relacionarlo con la soledad...
¿Quizás sólo deberían emparejarse los guap@? ¿Qué hacemos con los fe@s?
Hay personas que están solas porque quieren, otras porque no tienen más remedio, otras porque las circunstancias de su vida les han conducido a la soledad, otras porque buscan y no encuentran... pero esto siempre, también, si relacionamos soledad con pareja, porque much@s no tienen pareja y no se sienten sol@s porque sus amistades y familiares no hacen que se puedan sentir sol@s; de la misma manera que personas emparejadas se sienten sol@s porque sus parejas les hacen sentir así.
Pero relacionar pareja con guapura o fealdad...
Por suerte, hay personas que saben mirar más allá de un envoltorio y disfrutar de lo que hay dentro. Está muy bien eso de pasearse con un bombón (o una "bombona") y notar supuestas envidias ajenas, miradas, celos... pero si este bombón se derrite cuando llegas a casa y parece o se convierte en lo que sería la caquita de un perro...
La lástima es que casi a mis 40 años veo que hay gente que sólo sabe ver el paquete de regalo, no lo que hay dentro. A pocas personas les sale bien una relación cuando algo está perfecto por fuera y podrido por dentro, por muchos esfuerzos que haga en no querer ver las cosas.
Pero no nos olvidemos que hay incluso el que tiene la suerte de tener un gran regalo, con un papel de seda precioso y un enorme lazo... pero con lo de dentro mucho más interesante. ¡Eso es mejor que si te tocase la lotería!

2 comentaris:

  1. Tienes toda la razón.
    Vivimos en un momento tan sumamente narcisista que solo tiene valor el envoltorio.
    Es así que te encuentras hermosos paquetitos de forma humana que no son más que eso, paquetes vacios e inutiles, muchos de los cuales ni siquiera sirven para "la cama", tan pagados/as como estan de si mismos.
    Recuerdo un par de dichos que a mi me han servido en la vida. Uno es: si buscas a una mujer para compartir tu vida, que te guste hablar con ella, al cabo de los años es lo que más harás. Y el otro, entendiendo la subjetividad de la belleza, dice: La pude buscar más bella que tú, pero no mejor que tú.
    Un saludo.

    ResponElimina
  2. Totalmente de acuerdo! Salutacions! (Montse)

    ResponElimina