dilluns, 6 de febrer de 2012

La ¿buena, mala? educación

Hace unos días estuve en una cafetería con otras madres y sus hijos. Algunos de estos, como mi hija, estuvieron sentados todo el rato a nuestro lado, jugando entre ellos o entreteniéndose con nosotras. Otros optaron por hacer otra cosa: tirarse por el suelo, correr por la sala, incordiar a las personas que estaban en otras mesas, hacer tropezar a los camareros y enfadar al propietario.
Yo ya sé que son cosas de niños… pero algunos se portaron bien, ¿no? La tarea de los padres es educar. Hay que enseñar a los niños a comportarse y a respetar a las otras personas.
Para mí lo peor, a parte de un poco de vergüenza que pasé, fueron los comentarios de después: parece que es muy divertido que tu hijo sea así. La madres se reían de las “gracias” de sus hijos y de lo mal que lo había pasado el propietario.
Quiero hacer una reflexión. Primero, algunas de estas madres están en el paro: ¿se habrán planteado que quizás este señor ese día perdió clientela? Porque yo me fijé en la cara de alguna persona de las otras mesas y no era de reírse de las “gracias” de estos niños. Sé de gente que ha dejado de ir a algún restaurante porque los niños molestan, sé de personas que se han quejado por el comportamiento de los niños. Ya lo sabemos que son cosas de niños, todos hemos sido niños y muchos tenemos niños… A mí mis padres nunca en la vida me hubieran dejado tirarme por el suelo en un restaurante y molestar a otra gente. Y si hubiera pasado, estoy segura que mis padres se hubieran disculpado y que habrían pasado mucha vergüenza. A la gente le gusta ir una cafetería a charlar y tomar algo tranquilamente, no a estar pendiente de si tengo un niño debajo de la mesa o si otro va a hacer que una camarera tropiece y me tire la bandeja encima.
Por otro lado, para mí lo fácil es hacer esto: dejar que el niño haga lo que quiera. Lo difícil es explicar a un niño que no tiene ni dos años que tiene que estar al lado de mamá, intentar que juegue con otros niños en la mesa, etc.
Nuestros hijos son el futuro. La educación debe empezar desde pequeños, desde la base. Si ahora se pasa de todo, ¿qué pasará más adelante? Ahí lo dejo…

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada