dimecres, 29 de febrer de 2012

Antropología Jurídica (XI): Estudio comparativo del derecho entre la obra de Malinowski y la de A. González (VI)

Sería necesario ver lo dicho hasta ahora en la obra de Malinowski. El autor relata el caso de Kima'i, un caso de suicidio; los hechos son una lucha en el poblado donde el rival fue herido y la pelea se repitió en el funeral; se había roto la exogamia del clan totémico. La “reacción de grupo” y la “sanción sobrenatural” no fueron los principios activos en el caso. Si el asunto se hubiera llevado de manera oculta, la “opinión pública” hubiera murmurado, pero no habría pedido un castigo severo; pero si se ha producido escándalo, todo el mundo se vuelve contra la pareja culpable y, por el ostracismo[1] y los insultos, uno de ellos o ambos pueden ser inducidos al suicidio[2]. Una sanción sobrenatural no salvaguarda siempre una regla de conducta con un efecto automático; contra la influencia mágica puede haber contramagia. La magia para deshacer las consecuencias del incesto de clan es quizás el ejemplo más definido de elusión metódica de la ley, pero hay otros casos. Esta magia, dirigida a instituciones establecidas y actividades importantes, es un instrumento de delito[3] suministrado por la tradición; trabaja contra el derecho y está directamente en conflicto con él.
En cuanto a la hechicería, en las Trobriand es practicada por un limitado número de especialistas. Ejercen su poder en beneficio propio y profesionalmente cobrando unos honorarios. Al brujo se le tiene un temor reverente y, a primera vista, su posición conduce a abuso y fraude. Confiere gran poder, riqueza e influencia a un hombre y lo utiliza para sus propias finalidades, pero el mismo hecho que tiene mucho que perder y poco que ganar si comete abusos flagrantes lo hace ser moderado por regla general. Cuando tiene que castigarse una verdadera injusticia o un acto completamente fuera de la ley, el brujo sabe muy bien que la opinión pública está con él y, en tales casos, el amenazado puede acobardarse y compensar el mal hecho o llegar a un arreglo equitativo. Ordinariamente, la magia negra actúa como fuerza jurídica, ya que se utiliza para hacer cumplir las reglas de la ley tribal, prevé la violencia y restablece el equilibrio perturbado. La costumbre de descubrir las razones por las cuales se ha matado un hombre mediante brujería ayuda a ilustrar el aspecto jurídico de esta.


[1] Fustel de Coulanges (1984; pp. 234-238) habla del ostracismo. No hacía falta ser sospechoso ni haber cometido un delito; la ciudad tenía derecho a echar alguien de su territorio por el único motivo que había conseguido con sus virtudes demasiada influencia, y podía resultar peligroso si se lo proponía.
A. González (1984; p. 109) dice que entre los paiute (Harney Valley) hoy en día el desenlace más frecuente es el ostracismo y la huida, ya que el gobierno ha prohibido las actuaciones contra los brujos.

[2] Gluckman (1978; p.244) dice que los cheyennes y otras tribus relatan suicidios por estas razones.

[3] Malinowski (1991; pp. 118-119) habla del delito en las Trobriand diciendo que sólo puede definirse vagamente, ya que a veces es una explosión de pasión, otras infringir una prohibición formal, una tentativa contra determinada persona o propiedad…; las prohibiciones más definitivas son elásticas, ya que existen metódicos sistemas de eludirlas.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada