dilluns, 17 de setembre de 2012

Posesivos, manipuladores...

A raíz de que medio mundo se está leyendo la trilogía de "Cincuenta sombras…", he tenido conversaciones bastante interesantes. Una de ellas sobre las personas posesivas, celosas y manipuladoras. Aunque creo que hay más hombres así que mujeres. Son individuos que siempre tienen una fachada nada que ver con su verdadero yo, y que van metiéndose en las vidas de sus presas hasta que consiguen que se enamoren (un enamoramiento falso, claro está, de alguien que no existe), pero nunca de una manera sana y equitativa, sino desigual y con relación de poder. "Yo mando, tu obedeces, pero no me lo eches en cara, nunca lo admitiré, hasta puedo sentirme ofendido". Son personas manipuladoras, que engañan en todos los aspectos. Empezando por engañarse a ellas mismas. Y cada vez que sus presas tienen momento de lucidez y pretenden escapar, desde su poder hacen lo imposible para que no ocurra: hacerse las víctimas, amenazar… lo que sea. Es difícil salir de una relación así, pero se sale. Yo siempre digo que cuando se tiene pareja es mejor no cortar con tu círculo de siempre, porque estos siempre ven a un individuo así y, aunque dé rabia, al final son los que ayudan a abrir los ojos. Hay personas que cuando tienen pareja sólo viven para ella, y con los posesivos esto es muy peligroso. Y, ¿cuántas veces se ha tenido que dar la razón a una madre, a un amigo, a un hermano…? Lo que es increíble es ver la reacción que tienen cuando sus presas sumisas salen de una relación de este tipo. Creo que debe ser algo parecido a salirse de una secta. Siguen rondando, siguen utilizando tácticas antiguas… algunos recaen, otros se salen para siempre. Y esos "amos" no soportan ver a sus expresas ser felices, rehacer sus vidas. Y el gozo de éstas al no volver a recaer… esto no tiene precio. Poder decir: "no", "ya NO me interesas", "ya NO me gustas", "NO siento nada por ti", "NO toleraré más dolor"… Cuesta, pero cuando se consigue es un triunfo. Y todos sabemos que los posesivos y celosos enfermizos acaban solos… o con alguien como ellos. Es su castigo, bien merecido.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada