dilluns, 11 de febrer de 2013

En la iglesia

Mi hija de casi 3 años me ha sorprendido: le encantan las iglesias. Le alucinan las esculturas, los techos, las imágenes, los vitrales, los colores que se forman por la luz del sol, ver cómo se encienden las velas...
Yo no soy practicante, tampoco atea, no quiero entrar en polémica por los hechos atroces que se han cometido en nombre de la iglesia y de Dios... también se han hecho cosas buenas...
Pero a mí las iglesias, cuando hay poca gente y no se está haciendo misa, me dan paz. Creo que enaltecen casi todos mis sentidos: me gusta ver, observar, cerrar los ojos, pensar, abrirlos, oler, escuchar... durante una época de mi vida me iba bien entrar en ellas. Luego dejé de hacerlo, hasta que mi hija me pidió entrar en una.
Ayer estuve observando: poca gente, pero no todo gente mayor como recordaba. Vi niños con sus padres, pero también jóvenes y personas de mediana edad; algunos rezando, otros llorando, otros pensando... tiempos difíciles...

4 comentaris:

  1. A mi ayer me paso lo mismo.... estuve en el rosario por mi abuelo, y me sorprendio la cantidad de gente que entraba durante el rosario a una capillita pequeña que tienen al lado del templo principal, me sorprendio que eran hombres y mujes jovenes, y despues en la misa habia mucha muchisima gente.... como bien dices... tiempos dificles.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Sí, para todos en general... gracias por tu comentario!

      Elimina
  2. HOla, Montse:

    ¿Qué tal? Llevo tiempo viendo tu nick en Asociación Madres Solteras por Elección (y creo que en otros espacios), pero hasta hoy no he visto que eres antropóloga.
    Vaya, ya somos al menos tres en este mundo de las MSPE en España.
    Un saludo,
    Maribel, mamá de Suresh

    ResponElimina
    Respostes
    1. Es que estamos por todos los lados... :D
      Un saludo, Maribel!

      Elimina