dimecres, 1 d’octubre de 2014

Cuentos de Disney... vistos desde la madurez

La verdad, qué diferencia leer de pequeño a leer de adulto. Leyendo a mi hija los cuentos de Disney, me he dado cuenta. Cómo entonces no percibí la barbarie del cuento de Blancanieves, por ejemplo? Una mujer, a causa de la envidia, la soberbia y la ira (sí, tres de los pecados capitales, como en la película "Seven"), contrata a un cazador para que le arranque el corazón a una jovencita. Todo digno de una película de miedo, gore, basada en hechos reales. Encima, la jovencita se va al bosque a vivir con siete enanitos que la tienen limpiando y cocinando para encontrárselo todo bien arregladito cuando llegan de trabajar; y, por supuesto ella es feliz, muy feliz...
Tampoco me había dado cuenta, hasta que los he releído de mayor, del tufo machista de cómics que me encantaban como "Zipi y Zape", "Mortadelo y Filemón", "Pepe Gotera"... la mujer, en muchos casos invisible, en otros con todas las etiquetas y estereotipos colgados...
Aún con esto, yo he decidido dejar a mi hija creer en cuentos de hadas, porque con 4 años creo que ella principalmente ve vestidos de princesa, música y baile. Sus preguntas son del todo inocentes, le llaman la atención cosas como que las tres hadas de "La Bella Durmiente" son un poco patosillas, pero buenas, y le hace reír.
He tenido discusiones sobre el tema (sin llegar a gritos, por supuesto). Yo no puedo coger a una niña de cuatro años y soltarle un rollo sobre la igualdad de género y la lucha de las mujeres. Creo que voy a guiarme por las preguntas que me vaya haciendo para ir contándole que la vida no son cuentos de Disney.
Porque los clásicos de Disney son eso, un clásico. Pero las series de este canal, no. Son series actuales, con problemas actuales, muy edulcorados, pero transmiten. Y tampoco me gusta del todo. Algunas veces se tratan temas como la amistad, el amor, bastante bien enfocados. Pero, es necesario que una niña de 13 o 14 años vaya con tacones de 15 cm? Por qué la mayoría de las protagonistas son monísimas y con taconazos, y tienen amigas no tan monísimas y con bambas? Estas son los pequeños detalles que parece que pasan desapercibidos, pero van calando...

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada