divendres, 1 d’agost de 2014

Conciliación... qué?

Que la conciliación laboral y familiar aquí, en este nuestro país, es casi utópica, hace mucho tiempo que lo tengo claro.
Que una minoría de empresas han hecho en estos últimos años esfuerzos en tener una política de conciliación, lo sé, bravo por ellas, y creía sinceramente que íbamos en el buen camino.
Ahora bien, leer esta semana en una oferta de empleo "sin cargas familiares" ha sido como una patada, un paso atrás, hacía muchísimo tiempo que no lo leía. El horario ya de por sí hasta las 7 de la tarde de conciliador no tiene nada, pero bueno es lo que hay. Que ponga "secretaria" en lugar de "secretario/a" tampoco lo veo bien, porque ya sabemos que buscan claramente una mujer, y al rematarlo con lo de "sin cargas familiares" ya sabemos una mujer sin hijos, sin querer tenerlos, y con plena disponibilidad... como antaño.
Y yo me pregunto, para qué tanta política de igualdad y tanto bla bla bla por parte los políticos y luego la realidad es esta?
Cuándo se darán cuenta, sobre todo en las empresas privadas, que si una persona está a gusto con su vida familiar, con sus aficiones, con su vida fuera del lugar de trabajo, rinde mucho más? Por mi experiencia, compartida con amigos y conocidos, la gente que pasa tantas horas en el trabajo es porque no le espera ni nada ni nadie. En general acostumbran a ser amargad@s que se dedican a fastidiar y a crear mal ambiente de trabajo, obligando, más hoy en día, a que otr@s tengan que hacer horas para no ver peligrar su puesto, teniendo que renunciar a estar con hij@s, parejas, amigos, no tener tiempo para disfrutar de hobbies, y haciendo de estas personas las típicas que el trabajo se les hace una montaña, yendo a disgusto y, actualmente, sin pocas expectativas para encontrar un trabajo mejor.
Como siempre, esto está en manos de los políticos... y políticas. Menos charlas y llenarse la boca de palabrería, y más luchar por una política de igualdad, de oportunidades y de conciliacion reales.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada