dilluns, 8 d’abril de 2013

Pedir perdón

Pedir disculpas, pedir perdón, reconocer tus errores, admitir que estás equivocado... son temas que cuestan, pero hay personas que no tienen muchos problemas para hacerlo.
Otras sí. Por esto recientemente me ha sorprendido una persona cercana a mí: por primera vez en su vida me ha pedido perdón. Y creo que ha hecho un gran paso adelante.
Hay veces que, por diversas circunstancias, los individuos se crean un rol que no siempre es muy acertado, tanto para bien como para mal. Si para ocultar debilidades te creas un súper ego, pisas a quien sea para conseguir propósitos personales y profesionales, mientes, te mientes a ti mismo... es muy difícil salir de la rueda. El rol ya forma parte de ti mismo. Y la vida da muchas vueltas, más ahora, con la situación que vivimos, tiempos difíciles para todos. Hoy tienes, mañana no.
Por eso me ha asombrado que alguien parecido a lo que he descrito haya pedido perdón. Para mí se ha "humanizado". La balanza de la decepción se ha equilibrado. Y esta persona, como muchas otras, estoy segura que se ha sacado un lastre de encima. Es muy buen comienzo para dejar la amargura y empezar a mirar al futuro como mínimo un poco más relajado.

2 comentaris:

  1. Siempre es bueno saber que al final el ser humano se engrandece cuandoreconoce con humildad sus errores.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Toda la razón! Gracias por tu comentario!

      Elimina