dilluns, 30 d’abril de 2012

¡Qué vergüenza de país!

Cada vez siento más vergüenza de este país. Lo que antes era una noticia puntual, ahora es el pan nuestro de cada día. Lees el periódico con temor: ¿qué recorte nos habrán preparado para hoy nuestros políticos (a los que yo no he votado, y resulta que nadie vota…)?
Yo no entiendo de política y de leyes, pero, ¿puede un gobierno saltarse el programa electoral (con el que ha obtenido votos y ha ganado) tan alegremente y que no pase nada? O sea, ¿nos engañan descaradamente y no se puede hacer nada, sólo salir a la calle para manifestarnos hasta que nos cansemos? Legalmente, ¿no se puede hacer nada? Es que no me lo puedo creer. Estoy totalmente a favor de los movimientos sociales, de los movimientos de los indignados, pero me gustaría saber de leyes para poder ir más allá. No puede ser llegar a mandar en un país por el medio del engaño. Pero, lamentablemente, no soy abogada, soy antropóloga.
Como no hagamos entre todos algo ya, vamos a seguir levantándonos con nuevos recortes, subidas de impuestos… ¡ah! También nos tenemos que preocupar por si nuestros jefes han decidido ese día si nos bajan el salario o nos echan a la calle. ¡Uy! Me olvidaba de los bancos: ¿qué sorpresa nos depararán? ¿Otra subida más en la cuota de las tarjetas?
Es una vergüenza; y sí, soy una indignada más.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada