divendres, 26 de juliol de 2013

Hoy le toca el turno a... solteras y lesbianas

Sí, porque con este gobierno tan maravilloso que tenemos, o nos despertamos con un nuevo caso de corrupción o con una propuesta que atenta contra algún sector de la ciudadanía. Mucho de lo conseguido por nuestros padres, madres, abuelos y abuelas lo están echando a perder, desde derechos de la mujer hasta derechos laborales.
Y está vez ha sido el turno de solteras y lesbianas. En un mismo saco. Porque a nuestros gobernantes no les interesan. Son diferentes a ellos, no entran en su conservadurismo, en su hipocresía de derechas. y no quieren incluirlas en los procesos de reproducción asistida pública. Porque ellos lo valen. Deben basarse en hechos y estudios de nivel para tomar este tipo de decisiones, del tipo que una ministra ha conocido una soltera más guapa que ella o una pareja de lesbianas más felices que ella... Porque es que no se entiende.
Pero, ¿qué vamos a esperar de un gobierno que se piensa que puede decidir por mí si aborto o no? O que sólo quieran incluir en sus estadísticas a mujeres maltratadas que hayan sido hospitalizadas un mínimo de 24 horas... "Pégame, insúltame... pero no me dejes marca"... Madre mía, esto es una campaña de "Vamos a limpiar la imagen de España". Y este el problema principal del gobierno actual: que se piensan que los ciudadanos, y el resto del mundo, somos tontos.
De todas maneras, y muy a mi pesar, tengo que reconocer que cada vez me doy más cuenta que no sólo los que nos mandan ahora son culpables. Cada vez me doy más cuenta, sobre todo en temas de mujeres, de "lo que está en el aire". Me di cuenta al leer los comentarios de un post de una chica que defendía el derecho de la mujer soltera al tratamiento de fertilidad público. Y me he dado cuenta hace media hora cuando estaba tomando un café y tenía en la mesa un grupo de cuatro hombres, que hablaban de sus empleados. Decían que una de las chicas de administración no funcionaba, y que se estaban planteando poner a un chico, pero que el "problema" es que los chicos eran más reivindicativos en temas de sueldo. Y a una mujer con 1200 euros se conforma, que lleve esto a casa es suficiente "para completar". Madre mía, es que es muy fuerte, es que es la mentalidad de que la mujer trabaja para sus gastos y sus extras, que el sueldo importante procede del hombre... Y es PRESUPONER que la mujer tiene que vivir en pareja. Otro decía que él conocía una mujer que haría bien el trabajo, pero que tenía un carácter muy fuerte y que el despacho sería una leonera (claro, las mujeres siempre nos estamos tirando de los pelos, unas a otras...), y que ya estaba bastante preocupado porque dos de sus empleadas se estaban haciendo demasiado amigas, y que esto acabaría mal, porque si se peleaban fuera del trabajo llevarían los problemas personales al terreno profesional (porque claro, no sabemos separar unas cosas de otras, los hombres sí...). He estado a punto de levantarme y decirles cuatro cosas, pero en ese momento he pensado que pensarían que soy una histérica o que estoy "en esos días del mes". Ahora me arrepiento de no haberlo hecho.
Y con todo esto, yo me pregunto, ¿qué parte de responsabilidad tenemos las mujeres en que esta imagen cueste tanto de cambiar?

2 comentaris:

  1. Me gusta mucho tu última cuestión: alude directamente a lo que nosotras podemos hacer por nosotras. Yo, como soy el colmo de la proactividad (para lo bueno, para lo malo) y me gusta hacer para cambiar mi mundo, me siento a gusto con esa cuestión crítica. Y, a veces, como en esta ocasión, es posible que la acción más eficaz sea la inacción: no hacer nada por convencer a personas concretas de que las mujeres somos otra cosa. Simplemente, invertir esa energía en hacer "otras cosas"...¡Pero no sabes cuánto entiendo tu cabreo!!:)

    ResponElimina
    Respostes
    1. Has dado en el clavo! Gracias por tu comentario!

      Elimina