dimecres, 27 de març de 2013

Crónica de un curso ocupacional

Te apuntas a un curso del SOC: Inglés Comercial.
Te llaman. Necesitas el nivel Upper Intermedium, dices que tienes el Intermediate, pero te dicen que hagas la prueba.
Haces la prueba, te sale un Intermediate, pero te informan que te aceptan. Un poco raro, pero piensas que bajarán un poco el nivel. También nos preguntan si conocemos gente que quiera hacer la prueba.
Empieza una odisea con el día de comienzo de curso. Esto ocurre a finales de diciembre. Tema de presupuesto. Que si empezamos el 2 de enero, que si el 8... incluso vamos un día y nos hacen marchar porque aún no saben ni si el curso seguirá. Estás en el paro y eres un títere en sus manos.
Finalmente empieza el curso.
El primer día hay gente que dice que el inglés comercial es muy aburrido y que prefieren continuar con el curso anterior (curso que muchos desconocemos).
Algunos nos quejamos y se acuerda combinar inglés comercial con el curso de preparación al First.
Lo aceptamos, porque pensamos que nos irá muy bien repasar gramática, y porque YA NO lo podemos abandonar, porque si no se nos penaliza con 6 meses sin poder hacer ningún curso.
El curso transcurre. 4 horas de clase cada día de lunes a viernes, y una cantidad enorme de deberes diarios que NADIE te informó que tendrías y que te cuesta combinar con tu vida personal.
La diferencia de nivel entre el alumnado es exagerado.
Llega final de curso y tocas levemente el inglés comercial. Ya han pasado los 3 meses y, principalmente, has hecho la preparación al First.
Con mucha presión y estrés, pasas los exámenes.
El día de la valoración del curso nos quejamos.
Al día siguiente recibes un email de la profesora. Una de sus observaciones es que tenemos que aprender a quejarnos face to face. Lo hicimos, a nivel particular, a mediados de curso le preguntamos, algunos, si haríamos cosas de inglés comercial; nos dijo que sí. Lo que no hicimos es ir en grupo a quejarnos y exigir que se cumpliera el temario. Quizás esto habría funcionado.
Otra de sus observaciones es que deberíamos dar las gracias por haber podido hacer un curso gratis. Para empezar, un curso pagado con dinero público NUNCA es gratis, porque lo pagamos los ciudadanos, al igual que los sueldos de todos los implicados. Por otra parte, los que venimos de otras poblaciones nos hemos dejado un dineral en gasolina, a parte del comedor de nuestros hijos.
No obstante, puedo llegar a entender su enfado, y la profesora ha sido lo mejor del curso, debo decirlo.
He aprendido inglés? Sí, he subido dos niveles respecto mi nivel inicial.
Me va a servir de algo profesionalmente? No mucho. El nivel Pre First que he alcanzado, incluso el First, lo tiene mucha gente. Incluso niveles superiores, como el Advance, lo tienen muchos.
Me habría servido el inglés comercial? Sí, porque en todas las academias puedes estudiar inglés, pero los cursos específicos, como el anterior que hice de inglés técnico, o este mismo de comercial, son difíciles de encontrar. Y ayudan a especializarte en algún sector.
Mi CONCLUSIÓN: mientras desde la misma administración pública se dé prioridad a mirar el bolsillo en lugar de mirar por los ciudadanos, en este caso, parados, NUNCA mejorará nada, sobre todo en una época de crisis como ahora, con una tasa de paro altísima.

4 comentaris: