divendres, 30 de novembre de 2012

Menú escolar / menú diputado: a ver si encontráis las infinitas diferencias

Lo vi en un programa de televisión, mientras hacía zapping. Una pareja con tres niñas; ella hacía cinco años que estaba en el paro, él tres. Ahora vivían de ayudas sociales y familiares. La comida salía de la caridad y de la familia. La madre hacía increíbles virguerías con la comida, para hacerla durar lo máximo posible. Y decía que lo que más le dolía es ver a sus hijas pasar hambre. No pude evitar llorar. Tiene que ser una impotencia y una pena terrible estar en esta situación. Las niñas, que deben haber tenido que madurar antes por narices, le dicen a su madre que no se preocupe, que no se quedan con hambre; pero, cuando la madre se gira, las ve rebuscar comida por la cocina. Esto es horroroso. Los padres se preguntaban cómo habían llegado a este extremo, cuando nunca les había faltado trabajo. Esta crisis tiene muchos culpables: los bancos, la especulación, la inconsciencia de muchos… pero para mí el máximo culpable han sido los que nos han gobernado y los que nos están gobernando ahora: unos por habernos llevado a la ruina y los otros, que han tenido la oportunidad de hacer algo, nos han hundido más en la miseria. Como muestra, un botón, un “detalle”. En un programa de un canal privado, uno de los reporteros fue a las puertas de un colegio público de Madrid. El menú por día y niño es de 4,80 euros; con fiambrera, 3,80 (sí, parece mentira, pero es así). En la Asamblea de Madrid, un diputado come por 3,55 euros, con cinco platos de primero y cinco de segundo a escoger; eso sí, un menú de lujo, nada de panga y macarrones. Pero no os lo perdáis: tienen subvencionada la comida… Y LAS COPAS! Subvencionado: que lo pagamos nosotros. El reportero se fue con un grupo de niños y padres, vestidos con camisetas con un escrito: “queremos comer como un diputado”. Se fueron hacia la Asamblea… pero no les dejaron entrar… qué “extraño”, ¿no? No sé cómo no se les cae la cara de vergüenza. ¿Dormirán bien por las noches?

4 comentaris:

  1. Uff, yo también lo vi. Y cuando decía que a veces le echaba a la sopa un chorrito de aceite de oliva porque era bueno, como hablando del mayor de los lujos... ¡Qué dolor! No hay derecho, en serio...

    ResponElimina
    Respostes
    1. Injusto es poco. Nadie debería vivir así en un país llamado "del bienestar" y "desarrollado"... y los niños siempre las víctimas!

      Elimina
  2. ¡Hemos perdido totalmente el norte!! El modelo económico que tenemos no funciona, es evidente. Cada día nos dicen que la clase media tiene que 'fastidiarse más' para que la 'economía' funcione. ¿Qué economía? Si la única economía que vale es la que tiene como centro a las personas.
    Saludos desde aturant-meenelcami.blogspot.com.es !

    ResponElimina